¿De qué está hecho el petróleo?

¿De qué está hecho el petróleo?
¿De qué está hecho el petróleo?

Petróleo. Oro negro; motor que mueve los engranajes de nuestra sociedad industrializada, mecha que prende gran parte de nuestros conflictos bélicos, de las rivalidades entre las súper-potencias.

Marca el ritmo de nuestros mercados, el precio de nuestra gasolina y en ocasiones, hasta de nuestra vida…

A veces no entendemos el por qué de su gran primacía para la humanidad, cuesta entender por qué el petróleo nutre de tal modo nuestro mundo, siendo un material tan nocivo, contaminante y poco saludable.

Es algo casi innato en nuestra raza y en nuestras necesidades diarias, como un velo invisible que ofrece la energía a todo esto que denominamos “modernidad”. Pero, ¿te has preguntado en alguna ocasión de qué esta hecho el petróleo? 

Existe una especie de leyenda urbana que afirma que ese líquido negro como la noche, está formado a partir de los restos de los dinosaurios en descomposición. ¿Es eso cierto?
¿De qué está hecho el petróleo?

Su origen, como ya sabes, es natural. Este líquido de color negro y de textura oleosa está compuesto por numerosas sustancias orgánicas. ¿Dispone entonces de materia fósil? La respuesta es sí, materia fósil y muchos más elementos como grandes cantidades de algas, zooplancton, microorganismos, plantas, fondos marinos muy antiguos y todo, todo enterrado en capas muy profundas y sedimentadas que han pasado por infinidad de procesos físicos y químicos.

Debido al calor, la presión de dichas capas, y a estas reacciones químicas, estos estratos se van trasformando desde una especie de betún a lo que son ya hidrocarburos cada vez más ligeros. 

Unos, debido a que pesan menos logran ascender a través de las rocas más porosas. Pero si existen impedimentos geológicos, que es lo más habitual, entonces se recurre a las clásicas plataformas petrolíferas para extraer el crudo.

Así pues ante la pregunta de si el petróleo es realmente la materia original de los dinosaurios, diríamos que las sospechas no son del todo erróneas. El oro negro es la esencia de la propia tierra y de su transformación continua a lo largo del tiempo. 

Antiguos sedimentos de materia orgánica, de la mismísima esencia de este planeta que va custodiando secretamente en su interior, esta sangre negra que casi todas las potencias ansían. El crudo, el petróleo más puro escondido a lo largo de estratos y estratos.

¿Qué se puede hacer con el petróleo?

Las aplicaciones del petróleo son múltiples, la razón de ello está en que sus derivados pueden ser aplicados a infinidad de industrias y sus consecuentes productos que, por así decirlo, nos hacen la vida más fácil. 

Así pues, del petróleo obtenemos medicinas, fertilizantes, pinturas, ropas, productos alimenticios, objetos de plástico, materiales de construcción, y productos para generar electricidad.

Como ves, estamos casi condenados a que este elemento sea imprescindible en nuestra vida.


Las consecuencias del uso del petróleo

Todos conocemos muchos de los efectos de todas esas industrias que trabajan con el petróleo.

De sus continuas emisiones de CO2 a la atmósfera. O las consecuencias en los lechos marinos por los trabajos de prospección de las plataformas petrolíferas, y el alto precio que paga el ecosistema de nuestros océanos.

El petróleo no es soluble en agua, no se puede limpiar, no es biodegradable. Todo lo contrario. Su combustión origina la emisión de elementos altamente nocivos como el CO2, SOx (óxidos de azufre), NOx (óxidos nitrosos). 

Sus vertidos, alteran y dañan gravemente nuestro medio natural, alteran nuestra naturaleza y en especial nuestros mares, que sirven como vertederos muy económicos donde dejar todas esas sustancias contaminantes.

Mueren nuestros peces, nuestros cetáceos, las aves acuáticas, se alteran las labores de pesca y se estropean muchas de nuestras playas, sin hablar de nuestra atmósfera y del inevitable cambio climático por el simple hecho de utilizar el petróleo o el crudo, como principal materia de energía en gran parte de nuestro mercado de subsistencia. 

¿Estamos tan íntimamente unidos al petróleo?

¿Es tan imprescindible como para destruir de este modo nuestros ecosistemas e incluso el equilibrio de nuestro propio planeta?

Es una invitación a la conciencia, una pregunta lanzada al viento que de momento, no tiene respuesta.

Con permiso para reproducir, siempre y cuando se enlace adecuadamente con un link a http://vidacotidianitica.blogspot.com

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Creative Commons