El taarof تعارف

El taarof تعارف
Todas las culturas han desarrollado reglas de etiqueta, cortesía, decoro y buen comportamiento para evitar las fricciones sociales entre el "yo quiero" y el "tú quieres". 

Por supuesto que lo decoroso en algunas culturas, no lo es en otras, y esto tiene mucho que ver con los principios propios de cada cultura. 

En Persia (Irán), lo que se considera decoroso es el taarof (تعارف en persa: "t'aarof").

El taarof puede definirse como un código básico de relaciones interpersonales. Deriva de una raíz árabe ("arafa", que se refiere a adquirir conocimiento de algo), pero la derivación persa es propia de su cultura, y no viene de Arabia. Puede decirse que el taarof es el humillarse a uno mismo para enaltecer a la otra persona. 

De esta manera, dos personas actuando con taarof hacen una verdadera competencia de humildad, lo que por su parte hace posible, paradójico esto, que se traten como iguales. De esta manera se liman las fricciones dentro de la jerarquía social iraní. 

En el taarof se requiere mucha amabilidad e intuición, a través de un largo intercambio de súplicas y negativas, hasta que finalmente se puede revelar el fondo de la negociación. 

La máxima expresión del taarof implica mostrarse refinado y aparentemente sincero, sin manifestar jamás los verdaderos sentimientos, y se considera como la destreza social más deseable por los iraníes.

Esto lleva a situaciones que para los occidentales pueden ser totalmente paradójicas, como que en una negociación el vendedor se niegue a ponerle precio a una cosa, sugiriendo que no tiene ningún valor, mientras que el comprador suplica porque le revele un precio.

En cuanto a la hospitalidad, podrá verse que el hospedante insista en prestar alojamiento y comida, mientras que el huésped se niegue obtusamente a ello. 

En verdad, en ambos casos, están obligados a toda esa retórica por el taarof: en algún minuto u otro, ambas partes cederán un poco y entonces comenzará la negociación de verdad.

La razón de este comportamiento, que podría considerarse un derroche de energías, y aún una forma de hipocresía, para ojos occidentales, tiene que ver con la confusa historia iraní.

Los persas mismos llegaron como invasores a Irán en épocas anteriores a Cristo, y luego a su vez, a pesar de haber sido imperio alguna vez (algo de lo que se enorgullecen como un pasado nacional, por cierto), han sufrido en carne propia invasiones y más invasiones. 

Los propios iraníes no tenían forma alguna de escapar, siendo su país pura montaña y desierto como lo es, y por tanto, se veían obligados a soportar lo que viniera, por parte de los invasores, sin rechistar. 

De esta manera, el taarof nació como una manera de hacer de necesidad virtud, convirtiendo la apremiante obligación de fingir los propios pensamientos y sentimientos frente a alguien que podía ser amistoso u hostil (y más aún, falsamente amistoso u hostil), en un densamente elaborado código ritual. 

Y se ha transformado en parte de su cultura, hasta el día de hoy.

Con permiso para reproducir, siempre y cuando se enlace adecuadamente con un link a http://vidacotidianitica.blogspot.com/ 
Publicado por / Fuente : https://sigloscuriosos.blogspot.com
Creative Commons