Historia de la pizza

Historia de la pizza
La deliciosa historia de la pizza.

¿Te has preguntado cómo es posible que el ingrediente principal de uno de los platos típicos de Italia sea el tomate, originario de América?

Te traemos la historia de este rico y popular platillo, que tiene cabida en cualquier mesa.

En el principio fue el trigo.

Desde que la civilización humana conoció este cereal, más o menos desde el 8000 a.C., cambió para siempre el modo de comer.

Se descubrió, tras muchos errores, que se podía volver harina, y que esta harina podía cocerse y de muy diversas maneras.

En la antigua Grecia aparentemente fue donde se comenzaron a hacer panes planos y uno muy conocido fue el plakuntos, con hierbas, especias, cebolla y ajo. 

Los soldados persas, en tiempos de Darío I el Grande (521-486 a.C.), ya comían un pan plano con queso fundido y dátiles por arriba, y el gran Virgilio, en su obra

La Eneida, hace mención de un plato parecido.




Podemos mencionar varias preparaciones de diversos países, que conjugan y preparan el camino hacia Nápoles, lugar de origen de la pizza.

Por un lado, tenemos la rica focaccia: se prepara con aceite de oliva, harina de trigo y sal, espolvoreada con hierbas y sal. Era muy popular entre los soldados romanos, y se remonta nada menos que a los etruscos.Focaccia

De hecho, Marcus Gavius Apicius, autor del único libro de cocina romana que ha sobrevivido al tiempo, “De re coquinaria”, indica la preparación de variados panes planos condimentados con aceite de oliva, orégano, perejil… que se servían abiertos y que luego se plegaban sobre sí mismos, dando origen muy probablemente al calzone.
Calzone

También en España se conoce una elaboración similar, la coca ibicenca, que puede prepararse dulce y salada, y constituye también una preparación sencilla en la que se colocan diversos ingredientes y se hornea.

En Francia, por su parte, está la fougasse, que se origina con los antiguos panaderos y que, según dice la tradición gastronómica, era una prueba para medir la temperatura de los hornos. 

Historia de la pizza
Ilustre linaje de la pizza

A la mezcla tradicional de harina de trigo, aceite de oliva y sal, le agregaban aceitunas negras picadas y tomatitos, amasaban todo junto y aplanaban con las manos.

Metían esto al horno y cuando estaba lista metían los panes, pues ya estaría suficientemente caliente.

¡Pizza, pizza, pizza!

No hay registros específicos sobre la época en que la pizza nace, sólo se sabe que fue en Nápoles en algún momento del siglo XVII.

La pizza, tal y como la conocemos, es un plato muy sencillo, elaborado con harina de trigo, aceite de oliva, sal y levadura, y adornada luego con salsa de tomate y variados ingredientes.


La primera pizzería del mundo

Por supuesto, se encuentra en Nápoles y data más o menos de 1730. Se llama Port’Alba (puerta blanca); allí comenzaron a hacer pizzas para los caminantes y en 1830 se convirtieron en una especie de pizzería restaurante, con mesas para clientes y camareros. Aún hoy sirven pizza.

Por otro lado, el queso mozarela, de leche de búfala, es introducido a Italia gracias a las invasiones asiáticas, y es apenas en 1889 cuando se comenzó a poner este queso por arriba. 

Según los napolitanos, sólo hay dos pizzas verdaderas, la marinara y la margarita. La marinara se llama así porque era la comida de los pescadores, no porque su salsa llevara pescado. 

Y la segunda fue la que escogió la reina Margarita de Saboya, que visitó Italia en 1889 junto al rey Umberto I, de entre tres que inventara el chef Raffaele Espósito. La escogió por los colores de Italia, verde por la albahaca, blanco por el queso mozarela y rojo por la salsa de tomate. A ésa la bautizaron “margarita” en su honor.

Gracias a la diáspora italiana, la pizza se ha conocido en todo el mundo, y actualmente constituye una de las comidas de mayor popularidad.
¿Y por qué se llama pizza?

Hay diversas teorías, y no hay consenso en ellas. Quizá la más aceptada sea que la palabra “pizza” viene del verbo latino “pinsere“, en participio pasado, y significa machacar, aplastar, lo que hace referencia a la forma de elaborar la masa de la pizza.

La pizza deja de ser pobre

Si bien este plato era una preparación de las gentes más humildes, por su facilidad y accesibilidad de ingredientes, el sabor era tan placentero, tan apetitoso que pronto franqueó los umbrales sociales y se adueñó también del paladar de aristócratas, intelectuales y burgueses.

De esta manera, fue posible que la esposa del rey Ferdando IV, de Nápoles, la reina María Carolina d’Asburgo-Lorena (que vivió entre los años 1752 y 1814), ordenara construir un horno especial en el palacio de verano de Capodimonte para agasajar a sus invitados con ricas pizzas. 

Así, se va conociendo esta exquisitez entre la nobleza y en diversos sitios de Italia, teniendo una base igual pero con distintas variaciones e ingredientes, de acuerdo al lugar.

De Nápoles para el mundo

La emigración de habitantes del sur de Italia, básicamente de Nápoles, hizo posible la expansión de la pizza, pues estas personas se empleaban sobre todo como panaderos, y aprovechaban los hornos para elaborarla.


No obstante, aún se mantiene la idea de que la pizza es un plato regional, y en todo el siglo XIX y comienzos del XX así se trata.
Nuevo siglo y nuevo continente para la pizza

Sin embargo, a comienzos del siglo XX, la emigración masiva de italianos a todas partes del mundo, pero especialmente a Estados Unidos, llevó sus costumbres, tradiciones y gastronomía a otro nivel. 

Así, los panaderos asentados en Nueva York comenzaron a hacer pizzas nada menos que en 1902 a la poblada comunidad italiana de esta ciudad.

Un panadero en particular, Gennaro Lombardi, reclamó para sí en 1905 el exclusivo privilegio de haber hecho la primera pizza en tierra americana, y hoy en día se le conoce en la zona neoyorquina Pequeña Italia, de Manhattan, como “patriarca della pizza”, plato que se sigue sirviendo en su restaurante Lombardi’s, ubicado en esa misma zona.

En la década del 20 del siglo pasado, la pizza era un plato corriente en todas las festividades italianas que se celebraban en Estados Unidos…
Y con la Segunda Guerra mundial…

Debemos a las tropas aliadas la generalización aún mayor de la pizza, pues luego de que terminara esta guerra, los soldados destacados en el sur de Italia comenzaron a pedir ese bocato di cardinale en el norte del país, haciendo mucho más rentable un negocio de pizzas.

Y al volver a América, acostumbrados a comerlas, los mismos soldados propiciaron que la demanda por este alimento se fuese a las nubes, abriéndose entonces innumerables ventas de pizzas con un nuevo concepto empresarial: las franquicias.

A partir de aquí, y gracias al empuje y a la devoción por la pizza, dos hermanos, los Celentano, patentaron la pizza congelada en 1957, comenzando su carrera imparable de colonización mundial.

A día de hoy, la pizza se degusta en casi prácticamente todo el globo terráqueo.

VCN: El símbolo de la paz

... Se dice que la popularización en Estados Unidos se debió al famoso activista Albert Bigelow, quien lo pintó en su barco para alzar una dura protesta contra las ...


Crecer como el Bambú | VCN

 ... Al respecto recuerda lo que dice su palabra en el Salmo 27:3 “Aunque un ejercito acampe contra mí no temerá mi corazón aunque contra mi ...


Somos gente corriente | VCN

 ... Le pregunto, ya de forma expresa por los pensamientos ésos. Dice, que no sabe bien. Que son pensamientos sobre gente corriente. ¿Y no te ...

Con permiso para reproducir, siempre y cuando se enlace adecuadamente con un link a http://vidacotidianitica.blogspot.com

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Creative Commons