Neotenia y Mickey Mouse

Neotenia y Mickey Mouse
La neotenia y Mickey Mouse.

Uno de los más desopilantes artículos de "El pulgar del panda", un estupendo libro de ensayos escrito por el biólogo Stephen Jay Gould, se refiere a Mickey Mouse, y como no podía ser de otra manera, a un análisis biológico de Mickey Mouse. Concretamente, Jay Gould se centra en la neotenia, fenómeno propio de algunas especies biológicas, y... curiosamente, también de Mickey Mouse.

Observa Jay Gould que el primitivo Mickey Mouse era un personaje malicioso, e incluso cruel. En el estupendo estilo de Jay Gould, referida a "Steamboat Willie" (el primer corto de Mickey, de 1928): "El Mickey original era un individuo revoltoso, incluso ligeramente sádico.

En una notable secuencia, explotando la innovación del sonoro, Mickey y Minnie aporrean, estrujan y retuercen a los animales que llevan a bordo para producir una emocionante interpretación a coro de 'Turkey in the Straw'. 

Hacen la bocina estrujando a un pato, dan cuerda al rabo de una cabra, pellizcan los pezones de una cerca, golpean los dientes de una vaca a modo de xilófono y tocan la gaita con sus ubres". 

El problema es que, como Mickey se tornó popular, empezaron a llegar cartas al estudio por parte de todas esas aburridas organizaciones que se consideran a sí misma llamadas para preservar la moral, los valores, la santurronería, etcétera, cada vez que el dichoso ratoncito se le ocurría hacer orquesta de animales, o alguna otra barrabasada semejante. 

Observa Jay Gould que en el corto del Aprendiz de Brujo (dentro de la película "Fantasía" de 1940), el otrora imponente Mickey recibe ahora una buena patada en el trasero, y en un corto de 1953 no es siquiera capaz de poner en su sitio a una insolente almeja escupidora mientras trata de pescar.

Pero he aquí lo interesante. Dicha evolución fue acompañada también por un cambio progresivo en el dibujo. 

El primer Mickey tenía una cabeza pequeña con una bóveda craneana también pequeña, y ojos igualmente pequeños, apenas un par de botones en la cara. Interesantemente, en el Mickey de años sucesivos, las orejas fueron echadas hacia atrás, y con esto la capacidad craneana se incrementó. 

Por su parte, el manchón negro que era su ojo, pasó a ser apenas su pupila, y se dibujó un círculo adicional para marcar un ojo en consecuencia mucho más grande. 

La nariz mantuvo sus dimensiones, pero en paralelo el rostro se amplió hacia los costados, y con esto se creó la ilusión de una nariz más pequeña en relación a la cara. ¿El resultado final? 

El Mickey de algunas décadas después era un ratón rejuvenecido. Porque todos estos rasgos reciben un nombre biológico, cuando se presentan en especies animales de verdad: se llaman "neotenia". 

Y la neotenia es un proceso biológico por el cual una especie adulta retiene rasgos infantiles. ¿Para qué? Fundamentalmente, como un reclamo de cariño. Muchas especies animales poseen el instinto de cuidar y proteger a las crías, y una manera de potenciar ese instinto es que la criatura objeto del cariño, mantenga rasgos juveniles. 

En el ser humano, las criaturas con cabezas grandes, ojos grandes y narices chatas (rasgos de niño) tienden a gustar y enternecer más que las criaturas con cabezas pequeñas, ojos pequeños y narices grandes: de esta manera, una ardilla enternece más que un conejo, un pájaro enternece más que una gaviota, y un perrillo de nariz chata enternece más que un perdiguero de nariz aguzada.

Es poco probable que estos cambios fueran intencionales. Con todo, resulta interesante observar que mientras Mickey se hacía más educado y compuesto (más amistoso, en suma), sus rasgos corporales también se hacían más amables, como los de un niño. 

El Pato Donald, por ejemplo, también experimentó su propio proceso de neotenia, suavizándose sus rasgos con el paso del tiempo, pero en correlación con su comportamiento malhumorado, sus rasgos corporales no evolucionaron con tanta velocidad ni llegaron a extremos tan, ehm, "infantiles", como los de Mickey. 

Los villanos contra los cuales combaten Mickey o Donald, por su parte, en el dibujo carecen de toda neotenia, y retienen rasgos adultos. 

Quizás aquí está, en parte al menos, una interesante clave para la supervivencia de estos personajes en el imaginario colectivo del siglo XX y lo que va del XXI. Inconsciente, o inspiración artística, pero biológicamente bien presentes...

Lejía ,causas de la desinfección | VCN

 ... Los dos pulgares del oso panda . ¿Sabían que los osos panda gigantes y los osos panda rojos tienen seis dedos? Tienen un segundo pulgar, ...


Atlas efímero de la horrible naturaleza humana | VCN

... Los dos pulgares del oso panda . ¿Sabían que los osos panda gigantes y los osos panda rojos tienen seis dedos? Tienen un segundo pulgar, ...


Johann Sebastian Bach, El Barroco | VCN

 ... Los dos pulgares del oso panda | VCN ... herramientas. en el caso de nuestro pulgar podemos tocarnos las yemas de los demás dedos, por lo ...

Publicado por / Fuente : https://sigloscuriosos.blogspot.com
Creative Commons