Verdadero nombre de Mahatma Gandhi

Mohandas Karamchand Gandhi
Mohandas Karamchand Gandhi
El verdadero nombre de Mahatma Gandhi.

"Mahatma" no es el verdadero nombre de Gandhi.

Es un sobrenombre, y significa literalmente "Alma Grande". "Maha" es "grande" en sánscrito, como por ejemplo en "maharajá" ("Gran Rajá" o "Gran Rey"), mientras que "Atmán" es "alma".

El sobrenombre le viene, huelga decirlo, de su postura pacifista frente a la resolución de los problemas políticos.

A pesar de ser uno de los más prominentes personajes históricos de la India, resulta curioso observar que en la carrera de Mahatma Gandhi influyó poderosamente su formación académica occidental. 

En efecto, al verlo sentado frente a una rueca tradicional de la India, cuesta pensar que su verdadera profesión era la de abogado, y estudió para ella nada menos que en Londres, allí donde su familia, que era de la casta de los comerciantes, le envió. 

En Londres no sólo recibió estudios jurídicos, sino que además se compenetró con la filosofía de ilustres pacifistas como Henry Thoreau y León Tolstoi, a quienes no conoció en persona, pero cuyos escritos leyó con avidez. 

Fue apoyado fielmente por su esposa Kasturba, con quien contrajo un matrimonio arreglado a la edad de 13 años (ambos habían nacido en 1869). Gandhi tampoco desarrolló su práctica en la desobediencia civil en la India misma, sino en Sudáfrica, en donde defendió los derechos de la población indostánica en dicha por entonces colonia británica.

Y volviendo al nombre de Gandhi. Su verdadero nombre era Mohandas Karamchand Gandhi. Como mencionamos, el apelativo de Mahatma se lo ganó después, en el curso de sus luchas civiles.

Y ya que estamos en el nombre y apellido de Gandhi: varios personajes con dicho apellido se han destacado en la política contemporánea de la India.

La más destacada es Indira Gandhi, quien obtuvo el apellido no por nacimiento, sino por casarse con un tal Feroze Gandhi. 

El hijo de Indira, Rajiv Gandhi, y más tarde la esposa de este último, Sonia Gandhi, también se han destacado.

Pero ninguno de los anteriormente mencionados, tiene ningún parentesco con Mahatma Gandhi, y que se apellidan igual es mera coincidencia.

Mahatma Gandhi

En la ajetreada historia de los Premios Nobel, no sólo ha habido grandes galardonados, sino también omisiones prácticamente imperdonables.

Una de las más escandalosas es, probablemente, que Mahatma Gandhi nunca recibió el Premio Nobel de la Paz, a pesar de haber encontrado un original modo de resistencia política que justamente implica la negación de la violencia (la famosa "resistencia no violenta"), que después fue imitado por uno que sí recibió el Nobel, el adalid de los derechos civiles Martin Luther King. La historia es la siguiente...

Aunque nunca recibió el Premio Nobel, Gandhi fue nominado de hecho en 1937, 1938, 1939, 1947 y 1948.

Para más inri en 1989, cuando Tenzin Giatzo (el Dalai Lama) fue premiado, dijeron explícitamente que era en parte como tributo para reparar la omisión de Gandhi (no le tiene que haber hecho gran bien a la autoestima del señor Giatzo)... 

Pero era distinta la visión en 1937, cuando después de ser postulado, el informante Jacob Worm-Müller escribió de él que "es una buena, noble y ascética persona", pero también que "es un luchador de la libertad y un dictador, un idealista y un nacionalista.

El es frecuentemente un Cristo, pero también, de repente, un político ordinario" (¡¡!!). Los propios pacifistas criticaban a Gandhi porque su campaña de "no violencia" podía degenerar, como de hecho a veces sucedió, en lo contrario, en violencia y terror; aunque puede uno preguntarse cuánto hay en esto de envidia, porque toda persona que guíe a las masas por convicciones totalitarias o absolutas (y el pacifismo a ultranza suele ser una de ellas) se siente en parte al menos un mesías, y debe amargarle la vida que haya mesías más grandes o más famosos...

El caso es que fue postulado en 1937, 1938 y 1939 por el parlamentario noruego Ole Colbjorsen, sin resultados.

En 1947, pasados los estragos de la Segunda Guerra Mundial, y obtenida la independencia de la India, fue el propio gobierno de ese país quien se empeñó en obtener el Nobel de la Paz para Gandhi, como "arquitecto de la nación india, el más grande exponente viviente del orden moral y el más efectivo campeón mundial de la paz hoy en día". 

Pero en ese año estaba en juego el tema de la división política entre India (predominantemente hindú) y Pakistán (predominantemente musulmán), y un Nobel a Gandhi se vio como un espaldarazo a la causa de India por sobre la de Pakistán, partidismo que el Parlamento de Suecia no podía permitirse, en su propio concepto.

En 1948, Gandhi fue otra vez postulado. Pero esta vez, Gandhi fue asesinado antes de que cerraran las nominaciones.

Se discutió la posibilidad de un Nobel póstumo, pero éste se concede tan sólo a quienes ya han sido nominados como Nobel, y han fallecido entre la nominación y la entrega del Premio.

El legalismo primó por sobre el gesto, y se decidió, por este tecnicismo, no honrar a Gandhi póstumamente.

Por lo que el más grande apóstol de la no violencia en el siglo XX, y el reverso exacto de sangrientos tiranos como Hitler o Stalin, nunca recibió el Premio Nobel de la Paz... (bueh, tampoco lo recibió Hitler, quien ¡fue postulado! en 1939)...

Publicado por : https://sigloscuriosos.blogspot.com/
Creative Commons