40 frutas diferentes ,en un árbol

40 frutas diferentes , en un árbol
Un árbol que da cuarenta frutas diferentes.

Aunque no tengo ni la más remota idea de jardinería ni de horticultura, sabía por alguna lectura esporádica que no es imposible conseguir árboles que dan frutas diferentes.

Ahora bien, hasta el momento la variedad se limitaba a frutas de la misma especie (varios tipos de manzana, por ejemplo), no las cuatro decenas distintas entre sí que ha conseguido el estadounidense Sam Van Arken.

O sea, que el árbol en cuestión que ha creado se puede considerar una escultura.

Y es que el propio Van Arken describe así el proceso seguido, a base de múltiples injertos y contrainjertos sucesivos de especies distintas a lo largo de cinco años de manera que, tras un centenar de pacientes operaciones de ese tipo, el árbol empezó a dar frutos diferentes según la época del año.

Cómo el propio Van Aken explica, primero se toma el brote de un árbol y se lo agrega en una incisión pequeña del árbol base.

Luego se tapa y se espera durante todo el invierno hasta que la herida sane.

El proceso se desarrolló con éxito y este espécimen tiene ahora duraznos, ciruelas, cerezas y damascos.

En una estación, ciruelas y nectarinas; en otra albaricoques y cerezas; melocotones y nectarinas en la terceras…



Todas ellas son frutas con hueso, parecidas de algún modo entre sí, aunque también incluye almendras.

Una auténtica macedonia.

Aunque se necesitan muchos conocimientos en agricultura para lograr semejante proeza, Aken es en realidad un profesor de arte y en realidad todo comenzó como un proyecto artístico.

Es cierto que Van Aken tenía conocimientos previos de botánica, pues se crió en una finca rural de su familia.

40 frutas diferentes , en un árbol

Lo más gracioso quizá sea que el inventor, si es que se le puede llamar así, no se dedica a ninguna ciencia natural sino que es artista -escultor para más señas- y bajo esa óptica parece haberse embarcado en la sorprendente aventura.

En un primer momento, la idea era mostrar un árbol que tuviera colores atractivos y variados, al tiempo que pudiese dar diferentes frutos.
Pero no se dedica a eso y, de hecho, es profesor de arte en la Universidad de Siracusa (Nueva York). 

La idea de alumbrar un árbol polivalente la tuvo en 2008, al saber que una granja experimental cerraba por falta de fondos. La compró y se puso manos a la obra sumando un injerto tras otro, usando dos centenares y medio de especies de frutas.

Como decía antes, Van Aken concebía el trabajo como si estuviera esculpiendo y la prueba es que los ejemplares que ha conseguido hasta la fecha no se quedan en la granja sino que han sido adquiridos por museos de la zona de Nueva York, Nueva Jersey y Massachussets. 

40 frutas diferentes , en un árbol

Ya está preparando una nueva remesa de quince.

Al buscar los árboles que usaría como material, el artista estadounidense observó que muchos eran considerablemente difíciles de encontrar.

Entonces comenzó un proceso de búsqueda que terminó siendo un esfuerzo de conservación. Muchas especies que están desapareciendo están incluidas en ese árbol.

El extraño árbol fue vendido en 30 mil dólares y con el dinero el artista planea crear una huerta donde plantar especies nativas para preservarlas.

Su proyecto artístico tardó 9 años, en los que recolectó y unió las ramas, por lo que es poco probable que este tipo de árboles esté disponible para todo el mundo.

Aunque no solucione el hambre mundial, es una manera de mostrar al mundo que no existen pocas frutas y que los árboles que las brindan son importantes. Verlas unidas en un solo árbol no solo nos da una experiencia visual sino que nos hace apreciar más los alimentos.

Con permiso para reproducir, siempre y cuando se enlace adecuadamente con un link a http://vidacotidianitica.blogspot.com
Publicado por / Fuente : http://www.labrujulaverde.com
Creative Commons