Historia del autorretrato

Historia del autorretrato
Selfie, autofoto, autorretrato, llámenlo como quieran.

Pero tiene su historia.

Una autofoto, o autorretrato también conocida con las voces inglesas selfie o selfy, es un autorretrato realizado con una cámara fotográfica, típicamente una cámara digital o teléfono móvil. 

Se trata de una práctica ya muy conocida y muy asociada a las redes sociales, ya que es común subir este tipo de autorretratos a dichas plataformas.

Una autofoto es un autorretrato hecho con una cámara fotográfica. 

Sin embargo, no tuvo ninguna denominación concreta hasta principios del siglo XXI, cuando el término se popularizó.

El primer uso conocido de la voz inglesa «selfie» se produjo el 13 de septiembre de 2002 en ABC on line, un foro de Internet propiedad de la televisión pública australiana. Ademas los diccionarios Oxford eligieron la palabra selfie como la ‘palabra en inglés del año en 2013

La palabra «autofoto» es una alternativa adecuada en español al término inglés «selfie», formado por el prefijo auto- y el sustantivo foto como forma abreviada y coloquial de «fotografía»

Ya en los primeros años 2000, antes de que la red social Facebook se volviese la red social por antonomasia, los autorretratos fotográficos se hicieron muy populares en Myspace, aunque los que siempre han navegado por internet y empezaron a descubrir las nuevas redes sociales que emergían en su momento, se hizo muy popular la típica auto-foto realizada sobre todo por jóvenes que accedían a las nuevas redes sociales emergentes.

Y quizás lo que mas sorprendía es que la gran mayoría de fotos eran tomadas en el baño delante del espejo, algo que para muchos de los mortales se consideraban de mal gusto, por el lugar donde se tomaban la foto

Aunque el nombre común que todos conocemos como selfie. 

Si bien en un principio se hicieron populares entre los jóvenes, las autofotos se han vuelto una técnica cada vez más popular para todo el mundo. Pero realmente no es nada nuevo esto de la autofoto. Robert Cornelius, un pionero estadounidense de la fotografía, realizó un daguerrotipo de sí mismo en 1839, que además de ser el primer autorretrato fotográfico es uno de los primeros retratos fotográficos de personas. 

Puesto que el proceso de captura de una fotografía de estas características requería un tiempo de exposición muy grande, tuvo tiempo de sobra para destapar el objetivo de la cámara, tomar la fotografía durante un minuto o más, y volver a tapar la cámara. En la vuelta escribió "The first light Picture ever taken. 1839." (La primer fotografía lumínica jamás tomada. 1839.)

La aparición de la cámara de cajón portátil Kodak Brownie en 1900 hizo del autorretrato fotográfico una práctica extendida.

Se solían realizar con la ayuda de un espejo y de un objeto o trípode donde estabilizar la cámara, en la que se encuadraba la imagen con ayuda de un visor situado en la parte superior del aparato.

A la edad de 13 años, en 1914, Anastasia Nikoláyevna de Rusia se convirtió en la primeras adolescente en realizar un autorretrato fotográfico, que hizo con la ayuda de un espejo.

En la carta que acompañaba a la fotografía explicaba «Hice esta fotografía yo misma mirándome al espejo. Fue muy difícil ya que mis manos estaban temblando.

Como veis no es nada nuevo, si el nombre en cierta manera ya que llego a ser palabra del año en el 2013, pues hoy en día se ha convertido en algo tan popular que cualquier usuario de a pie, o personajes públicos.

En en mundo del selfie, hay fotos de todo tipo, ya no tan solo delante de un espejo como era lo mas habitual en su inicio, si no ademas de distintas formas y situaciones algunas de ellas bastante arriesgas y por su puesto que mas allá que curiosas, solo hay que echar un vistazo en nuestro buscador para no dejarnos de sorprender.

Todavía no está muy claro en que se diferencia un selfie de un autorretrato de toda la vida.

Todos hemos recurrido a eso alguna vez cuando no tenemos a nadie para sostener la cámara, pero parece que ahora, gracias a las redes sociales, proliferan mucho más.

Por eso me pareció interesante la propuesta del portal E News! de elaborar una lista de los quince mejores lugares del mundo para hacerse una autofoto.

Por supuesto, no son sitios normales; destacan por la espectacularidad de sus paisajes o el potencial que tienen para plasmar la emoción del momento.

1- El primero parece casi inevitable: Machu Picchu. Recuerdo contemplar con cierto estupor a montones de turistas en plena acción, mientras que yo, por contra, me esforzaba en buscar planos generales.

Lo cierto es que ahora hay tantos visitantes en ese rincón de Perú que te acabas llevando la foto de más de uno; un selfie ajeno, valga la expresión.

2- Bajar en tobogán por la Muralla China. La clásica autofoto de cualquier tobogán o montaña rusa tiene más miga con este muro defensivo que acumula mayor cantidad de turistas que defensores tuvo en su día.

3- En realidad hacerse un selfie con el espléndido decorado que es el pueblo italiano de Cinque Terre es estropear la foto, pero en fin. No obstante, hay muchos pueblos mediterráneos y cantábricos igual de interesantes.

4- No es la primera vez que salen a la palestra las Cuevas del glaciar Mendenhall(Alaska) en el blog.

Paradójicamente, esas bóvedas de hielo se originan por la fusión de éste a causa de la temperatura.

5- El Cañón Antílope de Arizona no es tan famoso como el Gran Cañón pero siempre es cuestión de tiempo que se vayan descubriendo nuevos rincones.

6- Fotografiarse en un trineo de perros en Ontario es típico, como lo sería hacerlo en uno de renos en otros sitios nórdicos. Eso sí, hay que buscar la postura para que salgan los animales… y no caerse.

7- Ciudad de El Cabo, la urbe más turística de Sudáfrica, tiene montones de atractivos para la foto. Ahora bien, hacérsela con el más fascinante, el tiburón blanco, parece un poco difícil.

8- El Parque Nacional de Yellowstone, en cambio, es una apuesta segura. Bisontes, osos, volcanes, géiseres y paisajes magníficos.

9- También la India tiene muchos rincones de interés. Aquí han optado por el Fuerte de Chittorgarth, una construcción del siglo VII que fue escenario de cruentas batallas.

10- El Mar Muerto, esa extensión de agua que separa Israel de Jordania y que carece de vida por el alto contenido en sal, es un apreciado lugar para fotografiarse tomando baños de barro, flotando sin esfuerzo o posando junto a extrañas formaciones minerales.

11-Hôi An es una ciudad vietnamita que combina patrimonio antiguo y moderno. Muy cosmopolita y tal, si bien se puede sustituir por otras mil urbes del mundo.

12- No podían faltar unas cataratas y en esa selección eligieron las Victoria, en África. No sólo por su imponente tamaño sino también por la tirolina que las atraviesa, ideal para un selfie si no se tiene vértigo. algo parecido ocurre con la Piscina del Diablo, una poza donde es posible bañarse justo en el borde.

13- En un rincón de Noruega llamado Odda hay una plataforma pétrea originada por la rotura de la montaña a causa del agua helada. Es el Trolltunga, similar al famoso Preikestollen, y está ahí desde la Prehistoria.

14- Otro parque nacional de EEUU es el Zion, en Utah, donde los montañeros y escaladores sacan humo de sus cámaras al hacer cumbre. Al igual que en el punto 11, es intercambiable por otros muchos sitios.

15- Lo puso de moda Woody Allen en su película Manhattan: el puente de Brooklyn, que une este barrio con la isla principal de Nueva York, resulta tremendamente fotogénico. Mejor en blanco y negro.

Creative Commons