Personas alérgicas al maní

Personas alérgicas al maní
¿Por qué hay tantas personas alérgicas al maní?

Nos causa mucha curiosidad la razón por la cual existen hoy en día tantas y tan variadas alergias alimenticias.

Por ejemplo, al maní o cacahuate (palabra náhuatl que significa “cacao de tierra”).

Anímate a seguir leyendo y descubrirás las posibles causas de esta tan extendida epidemia.

Comida chatarra

Hay varias teorías. La primera es que la comida moderna que comemos es un ataque continuo a nuestro sistema inmunitario.

Además, parte de este tipo de alimentos contiene maní o derivados, que son considerados alérgenos alimentarios, o sea, alimentos que favorecen la aparición de las alergias.

Lo curioso es que el maní, específicamente, parece estar causando reacciones inmunológicas notablemente violentas, quizás porque contiene proteínas que no están presentes en otros alimentos.

Crudo, no tostado

Otra de las teorías que se desprende de la primera, es el modo en que se procesa el maní.

En Occidente (léase sobre todo Estados Unidos) el maní se tuesta, y este proceso altera sus proteínas generando en el sistema inmunitario humano estas reacciones.

Pero en China, por ejemplo, el maní se hierve, lo cual baja los índices de alergias.

En otras zonas asiáticas comen el maní cocido, crudo o frito, y en mucha más cantidad que en Occidente, y sin embargo no hay tantas personas que sufren alergia.

¿Videojuegos?

Una tercera teoría es la insuficiente exposición a la luz solar que hoy en día padecen los niños, debida, entre otras cosas, al enorme tiempo que le dedican a los videojuegos y la televisión. 

La vitamina D presente en la luz solar es indispensable para un sano desarrollo y crecimiento del cuerpo, y además hace que el sistema inmune reconozca ciertas sustancias y genere tolerancia a ellas.

Cuando los chicos pasan menos tiempo al aire libre puede presentarse una severa deficiencia de vitamina D, y sus metabolismos comenzarán a sentir como un peligro las proteínas del maní.


Aceite de maní en las vacunas

Ésta es otra de las teorías.

Muchas vacunas (y también algunos antibióticos) se elaboran con excipientes derivados principalmente de aceite de maní.

Dado que es un aceite bastante barato de producir, el aceite refinado de este fruto seco fue ampliamente adoptado durante la década de 1960 para hacer vacunas por su eficaz capacidad conservante. 

De hecho, es en los 90 cuando aparece la mayor incidencia de esta alergia, quizás por la expansión cada vez más grande de las vacunas infantiles.

Un dato curioso: según los registros disponibles, antes de 1900 no había alergias al maní en Estados Unidos, a pesar de que lo consumían.


Desde pequeñitos

En Inglaterra, por ejemplo, la Asociación Pediátrica recomendó desde 2009 que se retrase la exposición de los niños al maní hasta los tres años.

Sin embargo, la incidencia de alergias al maní es mucho mayor en los países donde se come por primera vez estando mayor, que en los países donde desde pequeños es una costumbre.

Otro dato curioso: se presentan más alergias en los países desarrollados que los que están en vías de desarrollo.

Con permiso para reproducir, siempre y cuando se enlace adecuadamente con un link a http://vidacotidianitica.blogspot.com
Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Creative Commons