Desperdicio de alimentos y cambio climático

Desperdicio de alimentos y cambio climático
El desperdicio de alimentos causa la aceleración del cambio climático.

El desperdicio de alimentos es la tercera causa del cambio climático, casi igual que la causada por el tráfico mundial.

Son ingentes las cantidades de alimentos que se desechan, al punto que representan el 8% del total de los gases de efecto invernadero (GEI) que emitimos anualmente.

Así es, cerca del 87% de los GEI emitidos por todo el sector de transporte alimentado con combustibles fósiles (petróleo y gas), que son altamente contaminantes. La cantidad aproximada es de 4.4 GtCO2 equivalente (una giga tonelada son 1.000 millones de toneladas).

Los GEI como bien sabes, se generan principalmente al utilizar carbón, petróleo y gas. El más representativo es el dióxido de carbono o CO2.

La modificación de los componentes de la atmósfera como cuando emitimos cantidades elevadísimas de GEI como el CO2 causamos

El cambio climático de origen antrópico (humano) es causado por el consumo desorbitado de combustibles fósiles (carbón, gas natural y petróleo), disparando la concentración de los GEI como el más conocido y responsable: el dióxido de carbono o CO2.

El notable incremento en la concentración de CO2 está causando el cambio climático.

Sin dudas que es una de las principales amenazas para la humanidad (causada por nosotros mismos).

El objetivo de la humanidad consiste en reducir las emisiones de efecto invernadero


La meta de la sociedad global, el reto, el desafío, radica en reducir las emisiones de dióxido de carbono. Por ende, si desperdiciamos menos alimentos, reduciremos una fuente más generadora de grandes volúmenes de gases invernadero.

Casi todo lo que compramos, consumimos, utilizamos, regalamos, desechamos necesitó de combustibles fósiles en su abrumadora mayoría.

Por lo tanto, mientras más consumo tenemos, nuestra huella ecológica es mayor, en pocas palabras, nuestra contribución de GEI crece.
Desechar alimentos atenta con la salud del planeta

Aparte que es un acto grotesco, desconsiderado, egoísta e irresponsable, así pienso pese a que eres libre de hacer lo que quieras con tu dinero, es una fuente muy importante, el 8% del total de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) causantes por el ser humano.

El tamaño de la pérdida de alimentos es enorme.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ⅓ de los alimentos producidos jamás llegarán a la mesa del consumidor, sino que serán desechados por causas determinadas.

Quien diría pero las causas son distintas entre los países ricos de los pobres.

En los países industrializados, la comida suele tirarse a la basura. No hay reparo en comer todo lo que se sirve en el plato, total, la comida es asequible para el bolsillo de los ciudadanos.

Lo opuesto sucede en los países pobres donde las pérdidas de los alimentos suceden por las carencias en la infraestructura, el transporte y el empaquetado desde los cultivos hasta el consumidor. Eso sí, las personas que se dan el lujo de tirar los alimentos del plato al basurero son notablemente menores que los anteriormente citados.

Una cifra que abruma:


“De las 4.000 millones de toneladas métricas que se producen anualmente, ⅓ es desperdiciado costando 750 mil millones de dólares”, Ertharin Cousin, Director Ejecutivo for Programa de Alimentos de las Naciones Unidas.
Desperdicio de alimentos y el cambio climático

Como vemos, por la cantidad de insumos y combustibles fósiles utilizados en la cadena siembra – consumidor, las emisiones de GEI son elevadas.

A más GEI será más intenso el calentamiento global, por ejemplo. Para que sepas, el 2016 fue el año más caluroso de la historia (desde que se mide la temperatura, cerca a 1800). El 2017 será más caliente que el 2016 y así será, año tras año.

La FAO ha cuantificado las pérdidas de alimentos y las ha representado como si fuesen las emisiones de gases de efecto invernadero, resultando:

Todo el CO2 que se genera en la producción de alimentos que son desechados corresponderían al 3er. lugar.

Como vemos en la figura, los principales países emisores de GEI causantes del cambio climático son:

1. China

2. Estados Unidos de América

3. Alimentos desperdiciados

4. India

5. Rusia

6. Japón

7. Brasil

8. Alemania

9. Indonesia

¿Qué tal? Sí que llama la atención que el desechar alimentos es una causa importantísima del cambio del clima de origen humano.

¿Cómo combatir el cambio climático considerando el sector alimentario?

El desperdicio de alimentos conlleva la generación de dióxido de carbono (CO2). Mira los promedios según lugar. FAO.-

Los 4.4 GtCO2 eq anuales emitidos a la atmósfera son cosa seria. No debemos olvidar que el impacto que genera China o Francia, repercute en Maldivas o Perú. He ahí la importancia de los mecanismos de compensación de los grandes contaminadores para con los pocos generadores de GEI.

La lucha frontal contra el mayor flagelo que vive la humanidad, causada por nosotros, debe tomar en cuenta esta grave situación.

La idea es reducir las emisiones a la atmósfera y si logramos reducir los gases que provienen de este sector habremos hecho mucho pero no lo suficiente.

Aparte de coadyubar con la mitigación de los GEI causados por “tirar” y no poder “dejar que se pudran” los alimentos, reduciremos la cantidad de personas que padecen de serias hambrunas, aproximadamente 842 millones de personas (casi el 12% de la población mundial).

El 99% de las personas que pasan hambre seria se halla en países pobres o en desarrollo, entonces se debería fortalecer los eslabones que van desde el productor al consumidor, según el proyecto Borgen.
¿Existen suficientes alimentos para toda la humanidad?

Sí, producimos suficientes alimentos para todos.

Entre la década de 1960 a 2006, la ingesta de alimentos subió de 2.220 a 2790kcal/persona/día.

Entonces el gran problema, o al menos uno muy importante es la distribución y claro, mejorar los sistemas de producción, almacenamiento, transporte y repartición de los alimentos.

El reto está planteado, debemos cambiar los hábitos que podríamos tener como el no comer lo que tenemos en el plato y dejar la comida que vaya a la basura.

Para el caso de los agricultores, es menester que los responsables den políticas y acciones para evitar que la producción agrícola no se pierda por falta de tecnología y medios para los cultivos, almacenamiento, transporte.

Para no alargar el tema, el desperdicio de alimentos y el cambio climático van ligados, lo acabas de saber, así que de ahora en adelante NO deseches tu comida.
La comunidad opina sobre el “desperdicio de alimentos y cambio climático”

Sobre 183 participaciones, el 67% de los participantes NO desperdicia la comida.

Digamos que es una muestra interesante, claro que no entraremos al debate estadístico ni mucho menos, pero me quedo con el mensaje que radica en que hay más consciencia a la hora de evitar tirar al tacho lo que nos alimenta.

Me gustaría saber los resultados de la misma encuesta pero realizada en un universo de participantes netamente europeos y norteamericanos, tal vez los resultados serían inversos porque como hemos visto, el desperdicio de alimentos en los países desarrollados (donde la economía les permite comprar y desechar alimentos “sin despeinarse”).

Cierro el presente artículo resumiendo los dos puntos más importantes:

-> Países desarrollados:

La pérdida se debe a los hábitos de comer y tirar la basura. Comprar mucha comida y un buen tanto se caduca o pudre.

-> Países en desarrollo:

Nos cuesta más esfuerzo proveernos de alimentos y comemos “raspando” la olla. Los agricultores pierden muchísimos alimentos por la ausencia de mecanismos óptimos de cosecha, almacenamiento, transporte y venta. 

En pocas palabras, las plagas causan graves disminuciones y la podredumbre es considerable.

Dicho todo sobre el “Desperdicio de alimentos y el cambio climático”, te invito a reflexionar al respecto.

Escrito por Marcelo Moscoso Pantoja, consultor ambiental, Tarija, Bolivia.

Publicado por / Fuente : https://www.natura-medioambiental.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons