El mundo de los mandalas

mandalas
El mágico mundo de los mandalas.

Mandalas. Es posible que también tú seas todo un aficionado a pintarlos e incluso a coleccionarlos.

Sus fantásticas formas nos trasmiten todo un mundo de calma y atractivo, ahí donde queda impresa esa mezcla de misticismo y encanto que tan bien nos vienen en determinados momentos.

Son círculos sagrados muy comunes dentro de las culturas hinduístas y budistas,formas que se han vuelto tan cotidianas entre nosotros como esos atrapasueños dela tribu de los Ojibwa que tan comunes son ahora en nuestra cultura.

Los mandalas son utilizados tanto por los niños como por los adultos para poder alcanzar el equilibrio emocional, el simple hecho de colorear permite alcanzar un estado de relajación, de paz y calma.

El simple hecho de pintar puede darnos pistas de cómo se encuentra una persona por los colores que escoge, la forma en que utiliza los colores y las formas que realiza con estos sobre el papel. Pero también, desde el psicoanálisis de orientación Junguiana se ha considerado que éste permite facilitar la reintegración de la fragmentación psíquica y espiritual para poder ser uno mismo.

La “fragmentación psíquica” puede producirse por múltiples causas, como situaciones de estrés y ansiedad, emociones que no se pueden expresar, conflictos inconscientes… A veces, por más que lo intentamos no somos capaces de poner en palabras los sentimientos más intensos y se quedan dentro, anclados, provocando que uno se encuentre mal emocionalmente e incluso, a veces se puede traducir en un malestar físico.

Una forma de sacar estas emociones al exterior es el crear y colorear un mandala, el hecho de pintar calma y sosiega, expone los sentimientos; también se pueden dejar salir estos sentimientos a través del deporte, del baile, de cualquier acción que rezume creatividad.

Estamos seguros de que te va a encantar conocer más cosas sobre los mandalas.
Mandalas, origen místico

La palabra mandala proviene del sánscrito y representa una unión, la totalidad, y en consecuencia, aquello que es perfecto y que es capaz de sanar.

Dentro de muchas culturas, la vida, nuestro círculo vital, se inscribe precisamente en la forma de un mandala, ahí donde los colores también disponen de su importancia y significación.

mandalas

A su vez, esta forma circular nos remite a ese mito tan habitual del eterno retorno, de inicios y reinicios en un movimiento eterno que nunca finaliza, algo muy similar a lo que representa el uróboros.

Pero veamos ahora qué nos dice la tradición original sobre la finalidad que tiene un mandala:

Crean armonía en el hogar al traernos energía positiva.
Atrae la prosperidad.

Son protectores de la salud al dispersar las energías negativas de nuestro entorno.

Obviamente no son más que ideas sustentadas en viejas tradiciones de origen místico, figuras con una larga tradición que desde hace unos años, hemos llevado a nuestra cotidianidad por simple curiosidad. 

Como pasatiempo donde relajarnos coloreando cada una de sus fascinantes formas.

mandalas

Los mandalas y los colores

En efecto, los colores impresos en los mandalas también disponen de un significado especial que tal vez no conocías. Repetimos una vez más, que estas representaciones tienen mucho de espiritual, mucho de esas corrientes energéticas que nos hablan de los chakras y todo su misticismo. 

No podemos obviamente atribuirles ningún valor curativo, nos quedaremos sólo en el aspecto curioso que es lo que buscamos en nuestro espacio.

Veamos entonces qué representa cada color que vemos decorando el interior de los atractivos mandalas:

  • Rojo. Representa al primer Chakra, es el color más intenso y vital y nos habla de la pasión, el amor y también de la ira o resistencia.
  • Naranja, es el segundo Chakra. Representa la confianza en uno mismo, la ambición y el optimismo.
  • Amarillo, tercer Chakra. Nos trasmite la fuerza del sol, la liberación y la sabiduría. Sirve para canalizar la inteligencia.
  • Verde, cuarto Chakra. Desprende los valores de la esperanza, la curación y un equilibrio entre la tranquilidad y lo sentimental.
  • Azul, es el quinto Chakra. ¿Y qué nos ofrece este color? La calma y la paz, también el vacío y la tolerancia.
  • Indigo, es el sexto Chakra. Nos permite comunicarnos con el yo interno para que los problemas puedan fluir al exterior y aportarnos tranquilidad y sabiduría.
  • Violeta, es el séptimo Chakra. Un color que trasmite magia, imaginación y espiritualidad.
  • Rosa. Es el color del encanto, del amor universal y también de la amistad.
mandalas

A través de la expresión de estas emociones afirman que se puede conseguir el equilibrio entre las emociones inconscientes y conscientes consiguiendo un estado de armonía que aleja los trastornos y las enfermedades psíquicas, porque cuando el interior y el exterior de una persona se encuentra en equilibrio, la sensación de bienestar le envuelve.

Una de las recomendaciones que se suelen hacer a la hora de colorear un mandala es utilizar música de meditación o relajante para poder dejarse llevar, para sacar todas las emociones y volcarlas sobre un papel. 

También, podéis dejaros llevar y escribir en la parte de atrás cuáles son los pensamientos y emociones que van surgiendo mientras vais pintando, de esta manera, una vez que hayáis terminado de pintarlo podéis intentar traducir si lo que habéis sentido se ha manifestado a través de los colores y las formas.

También son muchas las personas que han utilizado estos mandalas para aquellos niños que tienen problemas de conducta o emocionales pero que no saben expresarlos, les ayuda a relajarse y tranquilizarse. 

Pero también os puedo decir que en muchas ocasiones se utilizan para que se relajen y puedan concentrarse mejor en el aula.

Aún así, no hace falta encontrarse mal para crear o pintar un mandala, siempre que quieras desconectar y relajarte, será una de las mejores opciones.


Los mandalas en el ámbito educativo.

En los últimos años se ha popularizado el uso de los mandalas en muchas aulas de educación primaria. 

Aquí, la finalidad no es mística, ni religiosa, en absoluto. Es un mecanismo interesante con el que promover la atención en los niños. 

El uso de los colores y el fijarse en las formas abstractas de estas figuras, estimula su concentración y su motricidad fina. 

A la vez, les relaja. Son expresiones plásticasdonde los niños pueden expresar también sus sentimientos a la hora de elegir los colores, un medio interesante que parece estar cogiendo fuerza a nivel escolar.

Resulta curioso e interesante. Y ahora dinos, ¿qué te parecen los mandalas? ¿Te gustan? ¿Tienes alguno en casa?

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons