Formas de matar vampiros

Formas de matar vampiros

Formas de matar un vampiro según las leyendas clásicas

Hablemos hoy de vampiros.

El mundo del cine y la literatura nos han contado muchas cosas sobre ellos, sin embargo, a la hora de mostrarnos los modos en que podemos deshacernos de uno de estos seres (si así lo queremos, claro está), únicamente nos han explicado que lo más útil, es siempre una estaca. 

Ahora bien… ¿será siempre igual de efectiva?

La verdad es que todo el folklore asociado al vampirismo es tan nutrido como variado, de ahí su interés, de ahí que hoy queramos ahondar en todos los modos de matar un vampiro según el país del que proceda la criatura en sí.

Estamos seguros que te va a parecer interesante. Para ello, y para ampliar un poco esta información, te recomendamos dos libros “Todo lo que debe saber sobre los vampiros” de César Alcalá y “El Libro negro de la leyendas urbanas”, de Tomás Hijo.




1. La estaca

En efecto, al vampiro común y ordinario se le puede matar con una estaca. Si uno se encuentra con un simple “retornado o no muerto” ávido por beber sangre humana, puede preparar una estaca para darle muerte.

Ahora bien, es importante saber que la madera más adecuada será la de álamo, fresno o incluso de un rosal silvestre. Deberás afilar bien la punta y dirigirla directamente al corazón del vampiro.

No obstante, si esto no surge efecto, deberemos seguir el consejo de algunos pueblos de Europa Oriental, quienes nos explican que, en ocasiones, los vampiros se acostumbran a los métodos tradicionales hasta el punto de ser inmunes. En este caso, deberemos sustituir la estaca por una púa de hierro al rojo vivo.


2. Los vampiros africanos

Existen un tipo de vampiros muy singulares en las regiones de Togo y Ghana, que tienen la facultad de convertirse también en luciérnagas. En criaturas inquietantes capaces de adquirir la forma de estos insectos para desplazarse por la noche. Solo los podremos matarlos cuando adquieren esta forma, mediante el arma que deseemos. Bastante fácil ¿no crees?


3. Los vampiros de Filipinas

Este tipo de vampiros son realmente inquietantes. Los llaman Aswang, y tienen la particularidad de que, cuando salen por las noches a chupar sangre humana, se separan de sus piernas para poder volar más ligeramente con la otra mitad de sus cuerpos.

No les tengas miedo. Una vez se hayan ido de sus tumbas, deberás destruir esa otra mitad que han dejado, es decir, su vientre y sus piernas. Deberás cubrirlos con sal y, seguidamente, quemarlos. ¡Apto solo para valientes y personas “no impresionables”!


4. El vampiro de Baviera

La raza de los vampiros de Baviera son realmente antiguos. Según las leyendas clásicas, para darles muerte deberemos introducir una moneda en sus bocas y, después, cortar su cabeza con un hacha. ¡Sin dudar!


5. Los vampiros de la República Checa

El método para dar muerte a un vampiro en esta región, es muy similar al que se escucha en algunos pueblos de Inglaterra a la hora de detener el influjo, por ejemplo, de las brujas o los hombres lobo. ¿Sabes de qué se trata? Seguro que te es conocido. Debemos coger el cuerpo del “ser oscuro” en cuestión, despedazarlo y enterrar cada parte de su cuerpo en un cruce de caminos.


6. El vampiro búlgaro

A los vampiros búlgaros los llaman Krvopijac, son muy especiales, muy sabios y sanguinarios. No obstante, para acabar con ellos no se requiere una especial maestría.

Basta encontrar su tumba a la luz del día y encadenar su cuerpo, para después, dejar a su alrededor numerosas rosas silvestres. Más tarde, sobre su lecho de muerte, deberemos plantar un rosal blanco. Emotivo, ¿no es así?


7. Un método muy tradicional

Existe un modo muy clásico mediante el cual, lejos de matar al vampiro en sí, lo condenaremos a una vida de desesperación hasta que, finalmente, fallezca de inanición. El modo de hacerlo es el siguiente:

Poner en el interior del ataúd una madeja muy compleja y enredada llena de miles de nudos. 

El vampiro, no podrá resistirse a desatar dicha madeja, de manera que olvidará que debe salir a alimentarse, hasta que al final, fallecerá de hambre. Así que recuerda: ¡Haz muchísimos nudos!

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons