Muertes oscuras en Hollywood

Fatty Arbuckle leyendo un periodico
Fatty Arbuckle
Muertes oscuras en Hollywood.

Hollywood siempre nos muestra su cara más glamourosa y brillante, aunque desde sus comienzos también contó con un lado más oscuro e inquietante.

En ese lado se encuentran una serie de muertes y asesinatos que aún siguen bajo un halo de misterio, sin que hayan quedado claras sus circunstancias y culpables.

En este artículo hemos recogido algunos de los más mediáticos o conocidos por la fama que tenían en el momento los protagonistas.

Fatty Arbuckle: Uno de los primeros juicios espectáculo de Hollywood

Roscor Conkling Arbuckle (1887-1933), conocido profesionalmente como Fatty Arbuckle, era uno de los reyes de la comedia del cine mudo de los primeras décadas del siglo XX. 

En 1921, cuando había alcanzado la cima del éxito al firmar un contrato millonario con la Paramount, se vio implicado en la violación y posterior fallecimiento de una joven actriz.

Nunca estuvieron claras las circunstancias de lo acontecido.

Fatty fue una de las primeras de lo que luego sería conocido como el star system y el lujo y los excesos acompañaron su ascenso.

Tras la firma del contrato con la Paramount, organizó una desenfrenada y salvaje fiesta en San Francisco.

La joven actriz Virginia Rappe acudió a aquella fiesta y terminó encerrándose con Fatty en una de las habitaciones del Hotel St. Francis.

De allí vieron salir al cómico descompuesto y maldiciendo, mientras la joven Virginia estaba en coma tras haber sido ultrajada con un algún objeto, que nunca apareció.

La joven moría de una peritonitis unos días más tarde. El juicio fue uno de los primeros “juicios espectáculo” de Hollywood. Fueron tres juicios a los que se vio sometido el actor, siendo absuelto aunque nunca volvió a retomar su carrera. Murió en 1933 de un infarto.


Jean Harlow: Luna de miel sangrienta

Jean Harlow fue uno de los sex symbol de Hollywood de los años 30. Está considerada la primera rubia platino y su estilo y vida ha servido de inspiración a artistas como Marilyn Monroe, Madonna, Gwen Stefani e incluso de Miley Cyrus. 

Jean Harlow sonriendo
Jean Harlow
La industria cinematográfica la convirtió en un mito erótico y una gran estrella, siendo objeto tanto de los productores como de su tiránica madre. 

En pleno ascenso de su fama, Jean se vio envuelta en un terrible escándalo durante su luna de miel. Jean estaba enamorada del también actor William Powell, entonces casado y sin intenciones de abandonar a su esposa por la bella Jean. La actriz no dejó por eso de casarse e intentar llevar una vida normal de cara al público y contrajo matrimonio en dos ocasiones.

El segundo esposo fue el productor Paul Bern y sólo estuvieron un día casados, ya que él apareció muerto en la habitación en la noche de bodas.

Circulan numerosas versiones sobre la muerte del productor, una de las que más veracidad tiene es la que señala a Jean como autora.

Según esta versión, ella le habría asesinado en el calor de una discusión.

Al contrario que Fatty, los estudios consiguieron proteger a la estrella y se creó una versión según la cual Paul Bern se habría suicidado por ser impotente.

La fama de devora hombres de Harlow creció y su carrera cinematográfica fue en alza hasta su triste fallecimiento en 1937, año en el que contaba con tan sólo 27 años.

Su muerte estuvo también envuelta en el misterio debido a que su madre, que pertenecía a la Christian Science, una corriente religiosa que estaba en contra del uso de medicamentos y de los médicos, impidió que la medicaran y hospitalizaran. Jean, enferma tras una extracción de muelas, murió por una uremia.


Lana Turner: Una historia de cine negro

Lana Turner fue otro de los grandes sex symbols del cine del Hollywood de los años 40. Tras intensos papeles de femme fatal como en el “El cartero siempre llama dos veces”, la actriz vivió una truculenta historia digna del mejor guión de cine negro.

Lana Turner foto en blanco y negro
Lana Turner
En 1958 Lana pasaba por un difícil momento de su carrera profesional y sentimentalmente ya le había tocado vivir multitud de romances y varios matrimonios fallidos. 

En ese año vivía un romance con el ex gánster Johnny Stompanato.

Él buscaba la fama de Lana para limpiar su imagen y ella vio en él un apoyo tras rodar varios films de escaso éxito.

El romance no era lo idílico que podría parecer a primera vista, Stompanato la maltrataba y abusaba de ella de forma constante. La hija pequeña de Lana, Cheryl Crane, se convirtió también en la víctima de estos maltratos al ser el testigo silencioso del drama de su madre.

La situación llegó al paroxismo cuando Stompanato se presentó furioso en la casa de Lana al enterarse por sus amigos de la mafia de que la actriz flirteaba con el atractivo actor Sean Connery.

Amenazó ordenar matarlo y Lana quiso terminar con Stampanato, pero le fue imposible. El 4 de abril, y en el transcurso de una violenta discusión, Cheryl apuñaló al amante de su madre en el vientre matándolo. El escándalo fue terrible para la actriz y el juicio fue emitido por televisión.

Fueron especialmente conmovedores y duros los momentos en los que Lana rebeló las prácticas sadomasoquistas a las que el ex-gánster la sometía, así como aquellos en los que defendió a su hija.

El juez dictaminó el caso como homicidio justificado.


Sal Mineo, Natalie Wood y James Dean. Casos abiertos

Por azares del destino, los tres protagonistas principales de la mítica película “Rebelde sin causa”, el carismático James Dean, la bella Natalie Wood y el joven Sal Mineo, tuvieron unas muertes trágicas y llenas de incógnitas. El primero en fallecer fue James Dean, uno de los actores más prometedores de los años 50 y unas de las estrellas que más rápido ha alcanzado la categoría de estrella e icono mundial.

James Dean
James Dean
El 30 de setiembre de 1955, y tras el rodaje de Rebelde sin causa, James Dean murió en un desgraciado accidente automovilístico.

Dean conducía su coche deportivo, el Little Bastard, en compañía de su mecánico. Ambos acudían a unas carreras en California, pero en el camino chocaron de frente con otro conductor. James Dean murió cuando era trasladado al hospital.

Un mes después se estrenaba la película y el actor se convertía elicono e ídolo juvenil no sólo del momento, sino para todas las generaciones posteriores. Su muerte sigue llena de incógnitas, ya que se habló de un choque deliberado, de un suicidio más que de un accidente.

El actor nunca frenó ni trató de esquivar el golpe. Según las declaraciones de quienes le conocían, Dean parecía deprimido y especialmente decaído tras ser abandonado por su novia, la actriz Pier Angeli, y haberse ésta casado con otro.

Casi 21 años después fallecía apuñalado Sal Mineo, el 12 de febrero de 1976. El actor, de sólo 37 años, fue brutalmente asesinado en una calle cercana a su apartamento en Los Ángeles.

Durante años se ha especulado sobre los motivos del asesinato de Mineo: si había sido un robo, algo descartado por no faltarle ninguna de sus pertenencias; un crimen pasional, dado el ensañamiento del asesino, o un ataque por ser homosexual.

Sal Mineo y Natalie Wood
Sal Mineo y Natalie Wood
Mineo, que no escondía su homosexualidad y, según él declaró, había sido amante de James Dean, levantó numerosos odios entre la sociedad conservadora de la época, algo por lo que se señaló a la homofobia como principal motivo del asesinato. Sea como fuere, la razón última de su muerte aún no ha quedado clara.

En 2011, 30 años después de la muerte de Natalie Wood, el caso fue reabierto para volver a investigarse a fondo las circunstancias y causas del fallecimiento de la actriz. Natalie Wood apareció ahogada frente a las costas de Los Ángeles en 1981.

La investigación de aquel momento concluyó que la actriz había muerto ahogada al intentar montarse en un bote desde el que quería abandonar su yate o, según otras versiones, al caer de yate tras tropezar en cubierta.

Sin embargo, los moratones, arañazos y magulladuras que la actriz presentaba en cuello, brazos y muñecas no se produjeron como consecuencia de la caída.

Los acontecimientos de esa noche de noviembre nunca quedaron claros y sólo se sabe que Natalie Wood había salido a navegar en su yate con su esposo, el actor Robert Wagner, y con su compañero de reparto, Christopher Walken.

El testimonio del esposo no fue nunca claro y sobre él recayeron numerosas sospechas, pero en el certificado de defunción se registró que había muerto por ahogamiento, procediendo a cerrarse el caso.

Hoy en día, y tras reabrirse la investigación, se ha puntilizado que además de por ahogamiento, hubo en la muerte de la actriz otros factores sin determinar, sin que se haya podido demostrar si fue un homicidio.


Sharon Tate. Un asesinato que aterrorizó Hollywood

Sharon Tate fue una de las actrices más prometedoras de los años 60. Joven y bella, su carrera en Hollywood fue meteórica, casándose además con unos los directores más famosos del momento, el director polaco Roman Polanski.

Sharon Tate
Sharon Tate
Contrajeron matrimonio en 1968, pero pronto Polanski tuvo que dejar Estados Unidos para dirigir en Gran Bretaña la mítica película de terror La semilla del diablo. Sharon y Polanski vivían en una mansión en Cielo Drive, Los Ángeles, y allí, y para no estar sola, Sharon decidió celebrar una fiesta con unos pocos amigos.

Era el 9 de agosto de 1969 y Sharon estaba embarazada de ocho meses. En un momento de la noche unos jóvenes entraron en la casa y asesinaron a cuchilladas a todos los ocupantes de la vivienda, ensañándose especialmente con la joven actriz.

Los policías que acudieron al escenario del crimen quedaron conmocionados al encontrar a Sharon Tate colgada del techo de su habitación, brutalmente acuchillada y con su vientre abierto.

Pronto fue detenido Charles Manson, líder de una secta satánica La familia, y tres de sus seguidoras como autores de los macabros crímenes.

Se ha especulado mucho sobre los motivos de este aterrador asesinato, arguyéndose desde que fue una casualidad, una venganza por estar rodando Polanski la película La semilla del diablo, o contra el peluquero Jay Sebring, presente en la fiesta, y al que algunas seguidoras de Manson odiaban por haber abusado sexualmente de ellas.

Manson murió en la cárcel a los 83 años y nunca mostró arrepentimiento por los asesinatos cometidos.


Brittany Murphy. La muerte de un sueño

La muerte de la joven y encantadora actriz Brittany Murphy impactó en Hollywood por lo popular y querida que era.

Es una de las últimas muertes misteriosas del cine de Hollywood, ya que mucho se ha debatido sobre los causas de su muerte siendo aún un auténtico misterio.

Brittany Murphy smiling
Brittany Murphy
La actriz fallecía el 20 de noviembre de 2009 por un ataque cardíaco. Su esposo la había acercado al hospital tras encontrarla desvanecida en el baño, pero nada pudieron hacer por reanimarla. La joven moría a los 32 años, tras estar varios días enferma con una gripe.

Durante esos días la actriz se habría automedicado tomando gran variedad de fármacos.

Pronto se empezó a especular sobre su posible fallecimiento por consumo de drogas, algo que la familia negó, e incluso por seguir tratamientos milagrosos y muy dudosos para adelgazar.

La verdad es que la investigación encontró una gran variedad de medicamentos en su casa y se concluyó que la actriz había fallecido por la triste combinación de una neumonía, una anemia y una intoxicación por medicamentos.

Pero no pararon aquí las especulaciones y así se apuntó incluso al asesinato a manos de la secta de los Iluminati, un grupo de poder a los que los defensores de las conspiraciones considera que utilian a actores, cantantes y famosos como modo de difundir su mensaje de manera subliminal.

El fallecimiento del marido de Brittany, el guionista Simon Monjack, en mayo de 2010 en idénticas circunstancias a las de su esposa abrió nuevas teorías y se señaló la posibilidad de que ambos se hubieran contaminado con un moho que infectaba su casa. A día de hoy aún no se han aclarado las causas de la muerte de ambos esposos y sigue siendo un auténtico misterio.

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons