Amenazas ambientales para las abejas

Amenazas ambientales para las abejas
Conoce las principales amenazas ambientales para las abejas.

Suman las amenazas ambientales para las abejas debido al cambio climático y al deterioro del medioambiente. Imagen: Polinizando un girasol.

Las principales amenazas para las abejas se agravan por los efectos del cambio climático y la degradación del medio ambiente.

Bajo el nombre científico de Anthophila, se conoce a cada uno de los individuos pertenecientes al género de los Antófilos.

A nivel mundial existe un total registrado de 20.000 especies de éstas, presentantose sólo 5.000 en la región de Latinoamericana.

Su denominación, traducida del griego “amante de las flores” hace referencia a su actividad particular por las cuales son reconocidas.

La extracción de la miel es la base de la apicultura, siendo su producto indiscutible fuente de vitaminas y aminoácidos.

Sin embargo, el papel que la población de abejas juega para con el medio ambiente, aún continúa siendo investigado.

“Los estudios reflejan una mayor importancia que este tipo de polinizadores ofrecen para con el ecosistema.

Su acción fertilizante constituye un baluarte vital para el mantenimiento y reproducción de los principales sistemas agrícolas a nivel global.

Su ausencia por tanto pondría en riesgo a un sistema alimentario el cual podría verse fácilmente comprometido y desestabilizado”.




Una realidad que gana cada vez más terreno como consecuencia de los terribles del calentamiento global y el cambio climático.

Por Marcelo Moscoso P. consultor ambiental, formado en Ingeniería Agronómica y Medio Ambiente. Bolivia.


Las amenazas ambientales para las abejas

La excesiva generación de Gases de Efecto Invernadero (GEI), sea por el uso desmesurado de combustibles fósiles, la tala y quema de bosques, el modelo de consumismo brutal, el daño que nosotros, la humanidad, golpeamos a nuestro entorno, afecta a todo el planeta.

No solo me refiero al componente abiótico como el deshielo de glaciares sino que al biótico también.

El Ciclo de Vida de una especie ancestral: ¿Qué importancia tienen las abejas?

La polinización ocurre cuando el transporte de gametos florales sucede a través de especímenes voladores fomentando la reproducción vegetal.

Estas condiciones permiten la aceleración y cumplimiento de la actividad agraria en numerosas partes del planeta.

Algunos de los productos asociados a estos procesos suelen ser el café, el cacao, el maracuyá y los frutos secos.

El papel que juegan estos insectos en este ámbito excluye por supuesto a aquellos especímenes productores de miel.

Limitándose a extenderse sobre un significativo subgrupo, el cual ha evolucionado notablemente para favorecer dichas condiciones.

Un claro ejemplo de ello, lo constituye la abeja apis mellifera, la cual se encuentra capacitada para transportar al polen.

Esto es conseguido a través de un arsenal de ellos que emergen de la estructura de sus patas.

Esta superficie al rozar con el aire, produce una ligera carga eléctrica que permite capturar un significativo número de granos.

Los biólogos han sido capaces de determinar su nivel de productividad: Son capaces de realizar 10 a 15 viajes diariamente.

En dicho lapso de tiempo fertilizan el promedio a un total de 30 a 50 flores sin importar sus especies.

España, Principal cuna de Polinizadores en el Mundo

Con una cifra aproximada de 30.000 comunidades apícolas, el país lidera el mercado mundial en dicha materia.

Tal grado de actividad no puede menos que poseer en si un gran influjo económico: 2.400 millones de euros anuales.

Otros análisis estiman que solo 100 millones consisten en la venta de 33.440 toneladas de miel y 1.800 de cera.

Toda esta realidad es favorecida por las condiciones ambientales, y su sustentabilidad permite que más de 50.000 dependan de él.

Se sabe que China es uno de sus mayores compradores, extrayendo de este un total del 90% de sus exportaciones.

Mercado que da un fuerte baluarte para la actividad laboral de una población compuesta por 30.000 apicultores.

Los últimos sondeos también han podido identificar la utilización de 5.000 instalaciones profesionales y solo 13.000 trashumantes.

Respecto a este último rango, España desciende al séptimo lugar de competitividad dentro del ranking mundial.

No obstante su preponderancia continúa totalmente definida, puesto que últimamente se han desarrollado políticas de regeneración.

Para entender este último punto es necesario poseer una clara idea del porque el cambio climático les supone una amenaza.
¿De qué manera afecta el Calentamiento Global a los principales polinizadores?

Existen muchas razones por las cuales el cambio climático antropogénico ha puesto en jaque la futura supervivencia de dichas especies.

El rasgo más importante identificado es hasta ahora el aumento de las temperaturas al cual múltiples ambientes se encuentran expuestos.

Elemento ambiental exponencialmente relacionado con los hábitos de reproducción de las mismas, los cuales solo suceden a adecuadas temperaturas.

El retraso del ciclo de vida se ve desequilibrado por el desajuste respecto al periodo de trabajo de las flores.

Una variabilidad la cual se ha estudiado provoca serias caídas en la actividad polinizadora durante los habituales ciclos regulares.

Este hecho dada su naturaleza inhibe la capacidad y eficacia con la cual la miel es producida por estas.

La falta de humedad en el ambiente es otro factor que resulta imprescindible en la recesión de sus actividades.

Largos periodos de sequía han coincidido con épocas de la poca o nula actividad apícola de las mismas.

Otros factores obedecen a la acción del anhídrido carbónico, así como el ozono y demás compuestos provenientes de la polución.
Principales efectos indirectos del cambio climático sobre las abejas

Debido a su morfología, las abejas son una de las especies más vulnerables a ser afectadas por los eventos naturales.

Con el aumento de la frecuencia de los incendios a nivel mundial, múltiples ecosistemas se encuentran siendo notablemente afectados.

La Red Nacional Apícola de Chile, estudia el impacto de dichos fenómenos sobre la población de abejas a nivel nacional.

Se ha estimado que durante la última década han sido afectadas un total de más de medio millón de hectáreas.

Semejante proporción se estima ha sido capaz de afectar a una importante población de 400 millones de abejas.

El fuego es un elemento que promueve la destrucción de bosques, matorrales y selvas, vitales para la formación de colmenas.

El exceso de humedad es un elemento se ha comprobado capaz de aniquilar un importante número de abejas.

Es frecuente ver durante las temporadas de inundaciones una súbita disminución de la actividad polinizadora de estas.

Este comportamiento se encuentra definido por los cambios en los patrones de vientos que afectan la vegetación local.

El porcentaje de individuos sobrevivientes se decanta por el repliegue en aras de la presencia de una población floral disminuida.


Otro tipo de amenaza biológica 

Dentro del rango de elementos peligrosos para la subsistencia de las especies de Antófilos, se encuentran diversos géneros de depredadores.

Su actividad ha sido enmarcada dentro de la cadena alimentaria, sin embargo, el cambio climático ha permitido su inadecuada proliferación.


La avispa asiática o por su nombre científico, Vespa Velutina, es considerada como el más letal enemigo de las abejas.

Oriunda de la región septentrional de la india, esta especie de alimenta de abejas, con el propósito de surtirse proteicamente.

En otros ejemplos se ha visto como tras ser capturadas alimento como son administradas a sus crías en crecimiento.

Especies de aves como el Merops apiaster también incorporan a dichas especies a su particular alimentación y dieta.

El blog especializado Natura Medio Ambiental, refleja en su artículo web, “Si las abejas desaparecieran”; , la dependencia que la población posee sobre estas.

Su texto formula el desafío del actual sistema de alimentación que para 2050 deberá mantener a 9.725 millones de personas.

Ante los avasallantes problemas de polinización múltiples opciones tecnológicas se encuentran siendo estudiadas por los analistas.

De entre estas, ninguna ha sido capaz de emular los efectos que dichas especies poseen para el crecimiento agrícola.

Amenazas ambientales para las abejas

Los neonicotinoides y su alto nivel de peligrosidad

Numerosos agentes químicos se encuentran poniendo en juego al equilibro poblacionario de un buen sector de colmenas.

Los neonicotinoides consisten en un tipo de pesticidas bien conocidos por causar fuertes daños neuronales a su sistema.

Esto es conseguido gracias a su estructura química que permite la paralización o interrupción de su sistema nervioso central.

Como insecticida son totalmente eficaces como contramedida a la hora de regular las acciones de diferentes tipos de insectos chupadores.

Estos son conocidos por sus propiedades para dañar a los cultivos como los Aphididae, Coleoptera y los Lepidoptera.

Sus efectos aún no se encuentran totalmente controlados, por los que los insectos no agresivos también pueden resultar afectados.

Además de ellos, diversos componentes provenientes de los sistemas de transporten también actúan en la mortalidad de estas.

El perfil de aroma de la flora, espectro naturalmente compuesto de olores que permiten su reconocimiento pueda verse afectado.

La abeja cuenta con un sistema olfativo el cual en presencias de gases hidrogenados es capaz de disminuir su sensibilidad.


¿Qué es el síndrome de despoblamiento o colapso de colmenas?

Por sus siglas en ingles CCD o Colony Colapse Disorder, se trata de un fenómeno de degradación de colonias integrales.

Este tipo de descomposición sucede cuando la mayor parte de la población obrera desaparece por causas mayoritariamente desconocidas.

A partir del año 2000 se ha observado un aumento en la frecuencia de este tipo de fenómenos completamente desconcertantes.

Ciertos sectores han llegado a teorizar la existencia de determinadas enfermedades a las cuales atribuyen este tipo de comportamientos.

Esta idea se basa en la acción de los ácaros Varroa, los cuales son capaces de transmitir diversos agentes patógenos, utilizando la información del blog ecocolmena.

Uno de los rasgos principales de estos acontecimientos suelen ser la incapacidad para el consumo de miel producida.

Generalmente existe un importante número de crías abandonadas tras el proceso de descomposición, algo claramente antinatural y nocivo.

Por último, el rasgo más determinante es la presencia de la abeja reina, elemento que favorece la determinación de CCD.

Durante los últimos años en Estados Unidos se ha visto un aumento en el índice de mortandad del 33,5%.

A nivel mundial se han observados casos de degradación general en países como Francia, Polonia y Portugal.
El futuro de los polinizadores: ¿Qué medidas pueden tomar para evitarse su extinción?

Actualmente no son pocos los gobiernos quienes se encuentran trabajando en diversos planes de acción para contrarrestar dichos efectos.

Principalmente en Chile y España, existen pruebas de una fuerte actividad en pro del mantenimiento de las comunidades de abejas.

Las mismas a pesar de contar con un fuerte respaldo popular reconocen merecer contar con un marco de acción estabilizado.

Un ejemplo de ello son los argumentos presentados por la Fundación Biodiversidad en colaboración con el Centro Agroalimentario Español.

Sus enfoques se delimitan principalmente en el área de la agricultura, misma fuente productora del problema.

Aparte de las diversas medidas tomadas para el control y buen uso de los fertilizantes, existen metodologías viables.

Entre estas, la agricultura orgánica busca el desarrollo de ambientes estables para la reproducción de gran número de colmenas, ¿pero alimentaríamos a un mundo creciente en población de esta manera?

Con un mayor número de habitats preservados, se estima su estabilización gracias a mayores defensas contra hongos y enfermedades.

Desde el punto de vista urbano, ya se han postulado el empleo y la existencia de las reconocidas, infraestructuras verdes.

Conjunto de técnicas e instalaciones las cuales permitirán el traslado de las abejas entre espacios urbanizados sin peligro determinado.


¿Es posible controlar el uso de plaguicidas?

Con el afán de augurar el mantenimiento agrario a la población los agricultores se encuentran con este referido problema.

Diversas naciones de Europa, entre las que se cuentan Alemania, Francia, Bélgica y Bulgaria han puesto en práctica diversos proyectos.

Gran cantidad de alimentos dependen de la polinización de las abejas. Sin éstas, en riesgo se hallaría la agricultura.

Recientemente la Comisión Europea ha responsabilizado a los plaguicidas como principal causante del colapso de colonias o CCD.

Ante tal medida se ha tomado la decisión de prohibir el uso de tres plaguicidas: la clotianidina, el tiametoxam y la imidacloprid.

La medida ha sido ya aprobada por más de quinces países y está siendo implementada contra sus consolidados distribuidores.

Según los datos aportados por el portal web, Infoagro, hasta este momento se han invertido unos 3,3 millones de euros.

Esta significativa inversión también considera al financiamiento y fabricación de elementos menos agresivos para con el ecosistema.

Respecto a otras partes del mundo, dichos elementos aún se encuentran siendo notablemente utilizados.

Se espera que con la ejemplificación europea, mayor número de estados puedan adoptar una mejor consideración respecto a estos temas.

Consolidando una clara búsqueda de opciones para su adecuación al medio ambiente y a la regeneración de abejas en general.
Abejas Manipuladas Genéticamente: La ciencia al servicio de la bioconservación

Existen determinados sectores liberales que estipulan que la solución al problema podría encontrarse en manos de la ciencia profunda.

Actualmente diferentes laboratorios de los Estados Unidos, se encuentran embarcados en el estudio de la inseminación para alcanzar dichos objetivos.

El objetivo de estos esfuerzos es combatir los estragos del reconocido hongo Nosema ceranae,mundialmente conocido por su letalidad.

El proceso realizado en los laboratorios del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, sorprende por su ingenio y simplicidad.

Básicamente consiste en la captura de abejas reinas, y en su posterior sedado para una adecuada manipulación.

Mediante la inyección de semen en el oviducto (conducto reproductivo) se provoca la gestación de óvulos genéticamente programados.

Los mismos llevan en su cromosoma, todas las instrucciones que un espécimen requiere para desarrollar una fuerte inmunidad.

Otros experimentos persiguen la modificación de la propia abeja reina y la adaptación de sus características limpiadoras.

Hasta este momento solo se han observado realidades experimentales, en el futuro sin embargo no se descarta una eficaz masificación.


¿Qué medidas es posible tomar para la protección de dichas especies?

El papel social, es tomado en consideración por todas aquellas organizaciones que insisten en la preservación de los ambientes apícolas.

Las comunidades tanto agrarias como urbanas, son pues base elemental para la futura eficacia de cada uno de sus planteamientos.

Entre ellas se considera el incentivo integral para la plantación de plantas melíferas en importantes zonas de cada ciudad.

Esto en sí mismo permite la alimentación y reproducción de especímenes de abejas que se encuentren amenazadas.

Otras indicaciones hacen referencia a la disposición de desechos en lugares ecológicamente capacitados para su funcionamiento.

Esto sucede preponderantemente en los bordes de las áreas metropolitanas donde son depositados un importante volumen de materiales inorgánicos.

La puesta en marcha de planes de adecuación, favorecerá que las especies no sean desplazadas por quema y descomposición.

Resulta importante de prescindir de materiales plásticos en dichas zonas, puesto que además de ser importante asiento de múltiples colmenas.

Evitar la destrucción de importantes sectores de áreas verdes también consiste en un baluarte contra la perdida de determinadas poblaciones.

¿De qué forma pueden disminuirse los efectos que los desastres naturales tienen sobre las abejas?

A la par de las actividades humanas, no pocos sectores de la apicultura desarrollan medidas para evitar su extinción natural.

A medida que el aumento de las temperaturas fomenta la aparición de inundaciones y sequias, su población se ve amenazada.

El estudio de las colmenas ha permitido identificar una importante fuente de migración: Las fallas en el consumo de nutrientes.

Ante la exposición de menor grado de flora activa, a los obreros se les dificulta el acceso a las proteínas.

Esto se traduce en una mayor muerte de larvas y por tanto un descenso en la población de todo panal.

Los agricultores emplean para evitar dichos sucesos la incorporación mecánica de la alimentación asistida, una eficaz técnica de nutrición.

Esto se consigue mediante la inyección de una mezcla compuesta de jarabe gelatinoso a base de azúcar o sacarosa.

La idea es prolongar el periodo de vida de múltiples especímenes, hecho que ha demostrado ser muy eficiente.

Por otra parte, otra de las medidas empleadas por los empresarios apicultores es la manutención de las propias abejas.

Se plantea la utilización de los recursos obtenidos para la creación de instalaciones dedicadas a la reproducción de dichos elementos.

El Consumo Responsable de la miel y sus beneficios.

Dada la perspectiva de su proceso, otra medida que permite la conservación, es el consumo responsable de sus productos.

La apicultura, es una actividad la cual promete el abastecimiento de miel al exigente mercado internacional.

Un hecho que se ha demostrado ser importante fuente de ingresos para los sectores rurales de diversas partes del mundo.

Sin embargo, en si misma es practicada de manera invasiva por múltiples apicultores con el afán de suplir sus necesidades.

China, es el país que ocupa el primer lugar en lo que respecta a la producción de miel con 446 mil toneladas anuales.

Los procesos de extracción de la miel, exigen a las abejas la inversión de un mayor nivel energético fuera de lo habitual.

Con la necesidad de suplir sus requerimientos para las temporadas de invierno, esta actividad sobreexplota a múltiples colmenas.

No pocos sectores ambientalistas, declaran la necesidad de un consumo y extracción responsable de la miel.

De la implementación de métodos que no interfieran con los patrones de desenvolvimiento que la naturaleza ha provisto a estas.

Conclusiones Finales: Acciones para un futuro ambiental más equilibrado.

La biota es uno de los componentes del ecosistema que más vulnerabilidad presenta para con los últimos cambios del ambiente.

Las diferentes especies, a pesar de sus diferencias son capaces de interrelacionarse para conformar un solo organismo unificado.

El nivel de conciencia que actualmente tengamos sobre los diferentes padecimientos del ecosistema es la clave para su superación.

Para la recuperación de la correcta homeostasis que habitualmente la caracteriza y que en si permite su mantenimiento.

Dada su importancia, son muchas cosas es posibles hacer para con el papel que las abejas tienen sobre el ecosistema.

Dichas medidas para el logro de sus objetivos deberán ser replanteadas a manera de significativos sistemas sociales.

La estabilidad por tanto del sistema alimentario mundial, es cuestión de las decisiones colectivas que puedan tomarse en el presente.

Hecho que dado el ciclo bajo el cual se encuentran inmersas, no es imposibilitado por las consecuencias de la polución.

El ecosistema es por tanto una unidad inteligente que sabrá aprovechar los cuidados que sepamos aportarles todos los días.

La restitución de este tipo de especies quedara solo condicionada por su grado de permanencia frente al avance del tiempo.

¿Y tú, qué opinas sobre las amenazas ambientales para las abejas?

Amenazas ambientales para las abejas

A mayor número de especies de abejas, mejor polinización

El número de especies de abejas duplica al de pájaros. Cada una de las 20.000 especies de estos insectos desempeña un papel importante en el ecosistema.

Un nuevo estudio internacional, con participación de la Estación Biológica de Doñana, revela que son necesarias al menos 50 especies para obtener una adecuada polinización de los cultivos de frutas y verduras.

Las abejas, como agentes polinizadores, tienen un papel clave tanto en el ecosistema como en la alimentación del ser humano.

Las abejas tienen un papel clave tanto en el ecosistema como en la alimentación del ser humano. Junto a murciélagos y algunas aves, estos insectos, de los que existen más de 20.000 especies, llevan a cabo la polinización de las plantas con flor, que incluyen las de frutas y verduras.

Así, inciden sobre el 35% de la producción agrícola mundial, según informa la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Para maximizar la polinización, además de la abeja de la miel, se necesita la acción conjunta de abejas silvestres

Sin embargo, hasta ahora, las investigaciones han subestimado el número de especies de abejas necesarias para una correcta polinización en cultivos de frutas y verduras. Para asegurar la transferencia suficiente de polen se usan colonias de abeja de la miel (Apis Mellifera).

Un estudio, publicado en la revista Science, revela ahora que la actividad polinizadora que desempeña esta especie no es suficiente para este cometido, sino que necesita la acción conjunta de abejas silvestres para maximizar la producción.

El trabajo, liderado por Rachael Winfree, de la Universidad de Rutgers (EE UU) con participación de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), ha contabilizado las especies de abejas necesarias para polinizar los cultivos de sandía, arándanos y grosella en 48 fincas agrícolas de la región del Atlántico medio de EE UU.

Para entender el impacto de la diversidad de abejas en la transferencia de polen a gran escala, los investigadores midieron la cantidad de estos granos microscópicos que cada especie proporciona en una sola visita.

Los resultados destacan que de las 100 especies que encontraron más de 50 eran indispensables para asegurar la correcta polinización de las fincas.

“Si queremos mantener la polinización de las frutas y verduras que comemos, necesitamos conservar muchas más especies de abejas de las que pensábamos”, explica a Sinc Ignasi Bartomeus, investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana.

“Esto pasa porque, en una finca determinada, se puede asegurar la correcta polinización del cultivo con pocas especies. Sin embargo, en otra finca ese papel lo harán tipos de abeja diferentes.

Así, en un paisaje entero, el número de especies necesarias se incrementa sustancialmente”, concluye el investigador.

Hasta ahora, numerosos estudios han investigado la influencia de la biodiversidad en las funciones del ecosistema como la producción de biomasa, el ciclo de nutrientes o la polinización. Sin embargo, se debate si los hallazgos de los experimentos de campo y laboratorio realmente se pueden aplicar a los sistemas naturales.

Según los investigadores, este tipo de experimentos no son suficientes para comprender cómo afecta la biodiversidad en las funciones del ecosistema, ya que no abarcan factores y circunstancias esenciales que sí son vitales en la naturaleza.

"La conservación de la biodiversidad y la producción agrícola han de ir de la mano”, declara Ignasi Bartomeus

En primer lugar, existe una gran diferencia en la superficie estudiada: mientras que los experimentos analizan áreas de unos 3 m2, los espacios naturales se extienden a lo largo de miles de km2.

Esto supone ignorar factores como la distribución de las especies y otros patrones espaciales que influyen en el ecosistema.

Por otro lado, al realizar experimentos se controlan condiciones relacionadas con la estructura de la comunidad, así como la variedad de especies.

Sin embargo, en las comunidades silvestres no solo varía la biodiversidad, sino también la composición, la dominancia y la abundancia de cada población.

“Los experimentos tienen la ventaja de que puedes controlar todas las variables que no te interesan y focalizarte en una sola, en este caso, la riqueza de las especies.

Pero hay factores que no pueden detectarse en experimentos”, explica Bartomeus, para quien es imprescindible estudiar a escala real los efectos de la diversidad sobre la producción de alimentos.

El estudio demuestra así que en escalas espaciales más pequeñas, conseguir la polinización del 50% requiere 5,5 especies de abejas. Sin embargo, alcanzar el mismo umbral en las 48 fincas, requiere 55.

Esto pone de manifiesto que los lugares con bajos niveles de polinización requerirán de más o incluso de todas las especies de abejas, incluyendo las más extrañas, para alcanzar un nivel suficiente.

“Esto son muy buenas noticias, porque implica que la conservación de la biodiversidad y la producción agrícola han de ir de la mano y que se puedan generar ciclos sostenibles donde todos ganamos”, concluye el experto.

Publicado por / Fuente : https://www.natura-medioambiental.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons