Jeanne Baret , primera mujer en dar vuelta al mundo

E
Jeanne Baret , primera mujer en dar vuelta al mundo
La primera mujer que dio la vuelta al mundo.

La exploración del mundo durante la Edad Moderna fue un ámbito casi exclusivamente masculino, pasando a la historia pocos nombre femeninos pese a que no fueron pocas las mujeres que durante el siglo XVIII y XIX acabaron siendo asistentes de sus hermanos o maridos en laboratorios y estudios.

En 1522, Juan Sebastián Elcano fue, junto a los otros 17 supervivientes, el primer hombre que dio la vuelta al mundo en barco.

Sin embargo, no sería hasta 247 años después lo haría la primera mujer, llamada Jeanne Baret. Para ello Jeanne se disfrazó de hombre, haciéndose llamar Jean Baré o Bonnefoy y se alistó como sirviente del naturalista francés Philibert Commerçon, convirtiéndose en la única mujer de la tripulación de 200 hombres de Louis Antoine de Bougainville.

Uno de los casos más llamativos por su repercusión, por haber constituido un auténtico escándalo en su época y no haber sido hasta el año 2012 cuando su protagonista viese reconocida su labor como botánica, fue el de Jeanne Baret (1740-1807), la primera científica que dio la vuelta al mundo.

Una mujer vestida como un muchacho

En 1766 partió el primer viaje de circunnavegación e investigación naturalistas francés con el objeto de observar y registrar plantas y animales de las nuevas tierras.

Se recurrió a naturalistas profesionales, integrando el equipo Philibert Commerson (1727-1773). 

Este naturalista fue amigo de Voltaire y se carteaba con Linneo. Jeanne Baret era su ama de llaves y su amante, una mujer inteligente, valiente y gran conocedora de las plantas y sus propiedades. 

Este conocimiento le valió convertirse en su asistente ya antes de embarcar.

Para poder llevarla consigo en el viaje, Baret se vistió como un muchacho y se embarcó como mozo ayudante de Commerson en su labor como naturalista a bordo de los barcos que integraban la expedición: L’Etoile y La Boudeuse. 

Ambos realizaron una gran labor de descubrimiento y registro de nuevas especies de plantas.

La expedición estaba bajo el mando de Louis Antoine de Bougainville y se esperaba durase unos tres años. 

Ya que una ordenanza real prohibía que las mujeres embarcasen en barcos de la Corona, Commerson y Baret no tuvieron más remedio que recurrir al engaño para permanecer juntos
Jeanne Baret
Jeanne Baret
Unos descubrimientos maravillosos

Además de su atrevimiento a participar en esta expedición, Baret actuó como una científica al participar plenamente en la investigación y ser la responsable de todas las colecciones de plantas halladas en Río de Janeiro, el estrecho de Magallanes, Tahití, Isla Mauricio y Madagascar, dado que la mala salud de Commerson le apartó de la investigación activa durante tiempo. 

Una de las especies más conocidas de las registradas y estudiadas durante aquella expedición fue la bungavilla, hoy tan popular y bautizada con el nombre del responsable de la expedición.

Según Bougainville, Baré era una botánica experta, con un gran valor y fuerza que acompañaba a Commerçon por los terrenos más accidentados.

Baret y Commerson lograron recoger más de 6.000 especies, hoy conservadas en el Museo de Historia Natural de París, siendo unas 70 bautizadas como commersonii. 

En 2012, y como homenaje y reconocimiento a la labor de Jeanne se decidió dedicarle una especie, la flor de la Solanum baretiae, de Sudamérica y perteneciente al género del tomate, la patata y la berenjena.


Un viaje de sombras

Pero el viaje de Jeanne también tuvo sus sombras. La escritora Glynis Ridley presentó hace unos años una completa biografía reivindicando la figura de esta valiente mujer y su trabajo como botánica. 

Una mujer de clase humilde que recorrió el mundo y ha logrado al fin recuperar su nombre en la Historia, pero que también sufrió abusos pues cuando se descubrió que era una mujer y la encontraron sin la protección de Commeron fue violada por los marineros de la expedición.

Y es que ocultarse bajo ropajes de hombre no era tarea fácil en un mundo de hombres; aunque hubo mujeres, como es el caso de Hannalh Snell, quien logró hacerse pasar por hombre durante 5 años tras alistarse en 1745 en los marines británicos.

En el caso de Jeanne, no fue hasta pasados dos años de viaje, en 1768, cuando los marinos comenzaron a sospechar de la posible condición femenina del mozo ayudante de Commerson.

El viaje finalizó en 1769.

Nadie descubrió su género hasta que los haitianos la rodearon y empezaron a gritar diciendo que era una mujer. 

Ante esto corrieron para socorrerla y llevarla al barco.

A esto Baré le contó a bougainville que era huerfana , que tenía entre 26 y 27 años y que había nacido en Borgoña (Francia). 

Decidió disfrazarse de hombre tras una demanda que le había dejado con grandes dificultades económicas. 

Antes había servido como siervo de un caballero en París y que se alistó a su tripulación porque la idea de la vuelta al mundo despertó su curiosidad. 

Ella escribió en su diario que sería la primera mujer en dar la vuelta al mundo.

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons