Lento envejecimiento, ratas topo

Lento envejecimiento, ratas topo
La larga vida de las ratas topo.

Un estudio pone de manifiesto que las ratas topo envejecen a un ritmo mucho más lento que el resto de los mamíferos. 

Las ratas topo (Heterocephalus glaber) son unos mamíferos roedores muy singulares que viven en zonas desérticas del este de África. 

Se caracterizan por formar colonias subterráneas de unos 300 individuos que funcionan de un modo similar a la de los insectos sociales. 

Es decir, son similares en sus relaciones sociales a las hormigas y abejas. 

Es verdad que para muchos son increíblemente feas, pero, a cambio, no sienten ciertos tipos de dolor y sufren una muy escasa incidencia de cáncer.

Ahora, un nuevo estudio sostiene que envejecen a un ritmo mucho más lento que mamíferos equivalentes, llegando a vivir mucho más tiempo que ellos.

Son una excepción en este sentido entre todos los mamíferos.

Básicamente, según aumentan en edad, su tasa de mortalidad permanece más baja que la de cualquier otro mamífero que haya sido estudiado en este sentido. 

Como ejemplo con el que comparar, podemos fijarnos en otros roedores, como los ratones. Estos viven en cautividad unos 4 años. 

Extrapolando esta edad máxima y corrigiendo en tamaño, las ratas topo sólo vivirían hasta unos 6 años.

Sin embargo, la realidad es que viven más allá de los 30 años e incluso a esa edad las hembras permanecen fértiles, pues no parecen sufrir menopausia.




Pero calcular esto no es fácil, pues hay que hacer un seguimiento durante mucho tiempo. Se saben estos y otros datos gracias a Rochelle Buffenstein (Calico Life Sciences LLC) y colaboradores. 

Esta investigadora ha estudiado a estos roedores desde hace 30 años. Para cada animal de esta especie que ha quedado a su cuidado, ha anotado la fecha de nacimiento y la de su muerte y si esta se ha debido o no a factores externos, como los propios experimentos a los que han sido sometidas. 

Usando estos datos, que suman unos 3000 puntos, ha descubierto que las ratas topo no siguen la ley de Gompertz, que es una ecuación matemática que relaciona la edad con la probabilidad de morir. 

Esta ley fue propuesta por Benjamin Gompertz en 1825 y sostiene que esta probabilidad de muerte aumenta exponencialmente con la edad. Así, por ejemplo, en humanos, la probabilidad de morir se dobla cada 8 años después de cumplir los treinta años.

Para este caso, si es representada gráficamente, se obtiene algo así: 

Lento envejecimiento, ratas topo

Obsérvese que el eje de la y está en escala logarítmica, no lineal. 

Se puede obtener un comportamiento similar para otras especies de mamíferos usando la misma ecuación con el oportuno ajuste de los parámetros. 

Obviamente, esto se estudia en el ambiente controlado del laboratorio para evitar contabilizar accidentes y similares. La muerte por ser depredado no se cuenta en este tipo de estudios. En humanos tampoco se cuentan las muertes accidentales y debidas a factores externos. 

Sin embargo, Buffenstein no observa esta tendencia de tipo Gompertz en sus animales. Calculó que, una vez que estos alcanzan la madurez sexual a los 6 meses de edad, la probabilidad diaria que tiene una rata topo de morir es de una posibilidad en 10.000, valor que permanece igual para el resto de su vida e incluso disminuye un poco más con la edad. 

Además, esta longevidad es además independiente del sexo y del estatus en la crianza del individuo. 

“Para mí es el dato más excitante que nunca he deducido. Va en contra de todo lo que sabemos en términos de biología de mamíferos”, dice Buffenstein. 

En estudios previos se había mostrado que las ratas topo tienen un sistema de reparación de ADN muy activo y altos niveles de proteínas caperonas, que son moléculas que ayudan a otras proteínas a plegarse correctamente. 

Buffenstein cree que son estos sistemas los responsables de la larga vida de estos animales, al reparar constantemente los daños que puedan ir apareciendo en sus cuerpos, en lugar de dejar que se vayan acumulando daños que normalmente se asocian con la edad. 

Ello conseguiría retrasar el envejecimiento. 

De todos modos, hay que ser cautelosos, pues hay una pega estadística en este estudio. 

La mayoría de los animales fueron muertos o trasladados a otros laboratorios, lo que ha obligado ha hacer los cálculos con menos de 50 animales y sólo sobre los últimos 15 años, siendo 35 años la edad del individuo más longevo. 

Se necesitarían más ratas topos y de más edad para hacer un estudio mejor. 

También es posible que estos roedores presenten envejecimiento, pero que este se dé a una edad mucho más avanzada en términos relativos que en otros mamíferos. 

Puede que de este tipo de estudios se extraigan consecuencias médicas que puedan aplicar en humanos algún día, pero muy a largo plazo. 

Además, esto nos recuerda lo sorprendente y rara que puede ser la vida en la Tierra, por lo que otros tipos de vida en otros lugares del Cosmos seguro que son mucho más extrañas y fantásticas de lo que imaginamos.

Lento envejecimiento, ratas topo

Senescencia celular en ratas topo

Un estudio muestra que las ratas topo no eliminan sus células senescentes.

Parece que las ratas topo (Heterocephalus glaber) están de moda en el mundo de la investigación, pese a su fealdad obvia.

Leíamos arriba que estos roedores presentan una increíble longevidad que les hace vivir hasta más de 30 años. Se sabe, además, que son muy resistentes a las enfermedades ligadas a la edad. 

Por esta y otras razones, estos animales son modelos animales ideales para investigar en los laboratorios procesos como el cáncer o el envejecimiento.

Vera Gorbunova, Andrei Seluanov y Yang Zhao (todos de University of Rochester) han estudiado este animal para comprobar si exhiben en concreto un tipo de mecanismo celular anticanceroso denominado senescencia y, si es así, cómo podría funcionar este mecanismo de forma diferente al de otros animales de vida relativa más corta. Han publicado sus resultados recientemente.

La senescencia celular es una adaptación evolutiva que detiene la división celular y con ello evita que las células dañadas se reproduzcan sin control y puedan dar lugar a un proceso canceroso. Pero ello tiene un efecto secundario: la detención de la división celular acelera el proceso de envejecimiento.

En estudios previos se indicaba que, cuando las células alcanzaban la senescencia y eran eliminadas del cuerpo de roedores, entonces estos tenían una mejor salud y una vida más larga comparados con los roedores de control que habían seguido un proceso de envejecimiento normal que mantenía este tipo de células intactas.

Entonces se especuló con una posible fuente de juventud en la que un hipotético tratamiento eliminara este tipo de células en humanos y que así se consiguiera mejorar nuestra salud y alargar nuestras vidas, quizás a través de algún agente senolítico que matase a estas células.

La pregunta es si esta eliminación de células senescentes realmente es la clave para prevenir o incluso revertir una enfermedad relacionada con el envejecimiento como el cáncer.

El problema es que el envejecimiento y el cáncer tienen intereses opuestos. Para evitar el cáncer totalmente lo idea sería parar la división celular. Pero para evitar el envejecimiento lo ideal es que la células sigan dividiéndose para que las nuevas células vayan reemplazando los tejidos.

Gorbunova y Seluanov han identificado varios mecanismos que contribuyen a la longevidad y resistencia al cáncer de las ratas topo, incluido el producto químico HMW-HA, pero creen que hay más piezas en el rompecabezas.

En este nuevo estudio, estos investigadores y colaboradores compararon la respuesta senescente de la ratas topo con las del ratón, que vive diez veces menos. 

Querían saber si tenían células senescentes o si tenían algún mecanismo mediante el cual se deshacían de ellas. Se sospechaba que podía ser así.

Sin embargo, lo que encontraron es que las ratas topo sí tenían células senescentes y, pese a todo, vivían más y estaban más sanas. Así que la eliminación de este tipo de células no jugaba un papel en su larga y sana vida.

Encontraron que, pese a las ratas topo exhibían un senescencia celular similar a la de los ratones, sus células senescentes mostraban una característica única que podría contribuir a la resistencia frente al cáncer y alargar la longevidad.

En los ratones, a estas célula senescentes se les impide dividirse, pero siguen metabolizando aparentemente igual. En las ratas topo hay un mecanismo extra que inhibe los procesos metabólicos en este tipo de células senescentes a las que se les ha impedido dividirse. Esto otorgaría a la ratas topo una alta resistencia a los daños provocados por la senescencia celular.

En este proceso de la senescencia, todo está más organizado en las ratas topo que en los ratones. Básicamente, las células senescentes no son eliminadas, pero se les impide que hagan daños.

Aunque la evolución de una vida más larga no elimina la senescencia celular, una respuesta más estructurada a la misma puede que tenga una base evolutiva.

“Creemos que hubo algo de estrategia durante la evolución de las ratas topo que les permitió tener unos cambios más sistemáticos en sus genes y tener más caminos orquestados siendo regulados. Creemos que esto es beneficioso para la longevidad y la resistencia al cáncer”, dice Zhao.

Copyleft: http://neofronteras.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons