¿Podemos calcular las intenciones de otras personas?

¿Podemos calcular las intenciones de otras personas?
¿Puede el cerebro calcular las intenciones de otras personas?

Hay personas que tienen una habilidad especial para relacionarse con otros y son capaces de anticiparse o incluso de “adivinar” sus intenciones para anticiparse o adaptarse.

¿Es esto posible o se trata de mera intuición o suerte?

¿Podemos realmente descifrar las intenciones del resto?

Parece que tenemos una parte en nuestro cerebro que, efectivamente, nos ayuda a calcular las intenciones de los demás. 

Así lo afirman un grupo de científicos que han descubierto la base neuronal del cerebro en la que se encuentra la “piedra angular del intercambio social exitoso“, entendida como la capacidad de anticipar las intenciones o acciones de cada uno. 

Esto lo han visto después de realizar la cartografía de las señales del cerebro de monos Rhesus machos durante unos juegos que pusieron a prueba la anticipación social y la cooperación.

Los investigadores dicen que la comprensión de la base del nervio de las interacciones sociales cooperativas “allana el camino para el tratamiento específico de los trastornos sociales de comportamiento, como los trastornos del espectro autista”.

Uno de los autores del estudio, el doctor Keren Haroush, becario postdoctoral en el Centro de la Escuela de Medicina Hospital General de Massachusetts en Harvard, explica: 

“Muchos conflictos o interacciones antagónicas surgen de la incapacidad para leer con precisión sus intenciones o el estado oculto de su mente.”

El doctor Haroush añade que “por tanto, la comprensión de dónde y cómo se realizan estos cálculos en el cerebro puede ayudarnos a comprender mejor la forma como se producen las interacciones sociales complejas”.

Los investigadores llevaron a cabo numerosos ensayos con monos Rhesus, a los que enfrentaron a los clásicos juegos de dilema , llevaron a cabo numerosas tarea. 

Los autores dicen: “La clave para tener éxito en el juego se basa en la capacidad de uno para anticipar las intenciones de los otros concurrentes, aún desconocidos.”

Las tareas y juegos incorporaban dos propiedades cruciales para los monos, según explican los autores. 

“Una de ellas es que el resultado está supeditado a las decisiones concurrentes mutuas de ambos individuos y, por lo tanto, ninguna decisión garantiza el resultado de un individuo; y la otra es que ambas decisiones pueden ser concordantes o discordantes.”

Los investigadores registraron las señales de la corteza cingulada anterior, “la que está implicada en el aprendizaje de la información social y está conectada con otras regiones del cerebro que juegan un papel en el comportamiento interactivo.”

La actividad en la corteza cingulada anterior dorsal predijo con exactitud las propias elecciones del mono en el 66% de los ensayos, y las opciones aún desconocidas del oponente en el 79% de los ensayos.

En este vídeo, los autores explican de forma un tanto abstracta su investigación:

Implicaciones en el tratamiento de trastornos mentales

Cuando los investigadores utilizaron la estimulación eléctrica para interrumpir la actividad de las neuronas en la parte posterior de la corteza cingulada anterior, el mono era menos probable que fuera cooperativo después de que el oponente había mostrado su cooperación.

Este hallazgo, dicen los autores, sugiere que estas neuronas “desempeñan un papel fundamental en la incorporación de las últimas interacciones positivas para tomar decisiones de beneficio mutuo.”

Los investigadores continuarán investigando cómo el cerebro codifica las interacciones complejas, con la esperanza de desarrollar nuevos tratamientos para los trastornos de comportamiento social.

El autor principal, el doctor Ziv Williams, neurocirujano en el Hospital General de Massachusetts, explica: 

“La técnica de estimulación eléctrica que utilizamos es muy similar al que se utiliza actualmente con la estimulación cerebral profunda para el tratamiento de trastornos como la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo”. 

Y añade: “Este estudio, por tanto, puede ayudar a guiar el futuro tratamiento de los trastornos médicamente intratables como el autismo y el trastorno de la personalidad antisocial , que a menudo se caracterizan por la dificultad con las interacciones sociales”.

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons