Soy despistado ¿lo acepto o intento cambiar?

Soy despistado
¿Cuántas veces te has olvidado de desconectar el PC, o te has dejado las llaves de casa metidas en la cerradura?

O ¿has salido de casa y crees no haber apagado la vitrocerámica?

Sí, a todo esto se le llaman despistes y no nos libramos de ellos en la vida diaria.

¡Eres más despistado que un girasol en un eclipse! ¡Siempre estás pensando en las musarañas! 

¿Te han dicho alguna vez estas u otras expresiones? Entonces está claro que también tú formas parte del amplísimo club de las personas etiquetadas como despistadas.


No obstante, siempre es importante conocer algunos matices para romper un poco la clásica imagen que se suele tener de este colectivo. ¡Estamos seguros de que te va a resultar interesante!

1. ¿Déficit de atención?

Son muchos los niños que en el aula, se muestran un poco más despistados, son alumnos que se quedan con la mirada puesta en la ventana y que no suelen seguir con facilidad el hilo de las explicaciones. 

De ahí, que habitualmente se les dirija al psicólogo para que les hagan las pruebas pertinentes.

¿Está siempre relacionada la personalidad despistada con un déficit de atención? 

En absoluto. No siempre. Los niños, como los adultos despistados, tienen una excelente capacidad para concentrarse cuando la tarea lo requiere, pudiendo incluso obtener resultados mejores que quienes no suelen padecer despistes en su vida diaria. 

No obstante, es muy posible que el tiempo que puedan dedicarle a esos instantes de gran atención, suela ser más limitado.


2. A mayor dispersión, mayor inteligencia

Se suele decir muy a menudo, que todo genio es generalmente muy despistado. ¿La razón? Su mente está suspendida en gran cantidad de aspectos, de dimensiones, de factores… Divagan e imaginan todo el día sin prestar demasiada atención a la realidad inmediata, a lo que tienen en frente.

Según un trabajo publicado en la revista “Sciencie Daily” y llevado a cabo en la Universidad de Winsconsin y en el Instituto Max Planck para las Ciencias Políticas, las personas despistadas, a la hora de resolver cualquier tarea por simple que sea, valoran muchas más opciones que las personas “más centradas”. 

Para ellos, no es fácil llegar a una única conclusión, existen muchas más posibilidades y suelen divagar en ellas de modo instintivo.


3. Foco de críticas

Las personas despistadas suelen tener que habituarse al hecho de que siempre se les llame la atención. Es habitual que cada día escuchen frases como:

 “Apúntatelo que seguro que no te acuerdas”, “Cómo siempre estás en las nubes”, “Ya no encuentro las llaves, seguro que las has perdido tú”, “Es que no tienes remedio, siempre vas a tu aire, siempre estás encerrado en tu mundo”…

El mayor problema lo suelen tener los niños. Cuando uno es despistado en el colegio y en casa, va a tener que acostumbrarse a que continuamente se le llame la atención o que incluso, no se confíe en él para hacer determinado tipo de tareas por si “pierde algo”, por si “se olvida”. 

Si todo ello llega a ser muy exagerado, fomentaremos en el niño una baja autoestima. Algo que puede ser un problema cuando en realidad, estamos seguramente ante un niño inteligente que solo necesita algunas estrategias para el día a día.


4. Soy despistado, ¿lo acepto o intento cambiar?

Cambiar no es fácil ni recomendable. Cada uno somos como somos y no tenemos por qué igualarnos a un mismo patrón social para ser fotocopias unos de otros. 

No vale la pena. Eres despistado, está bien, y seguramente lo serás siempre, no obstante, debes ser consciente de que hay unos límites. Ser muy despistados supone en ocasiones alejarnos de nuestra realidad y pasar por alto cosas importantes.

Los despistados tienen más recursos para resolver tareas que implican tener más de una opción, pueden ser geniales y muy originales en diversas áreas laborales.

Pero si esos despistes afectan a sus vidas personales, a sus relaciones afectivas o a ese día a día donde “olvidar apagar el gas de la cocina” es ya un auténtico peligro, será el momento de tomar medida y centrarse.

Soy despistado

Despistes: ¿deberían preocuparte?

Fallos de la memoria

Todos hemos sufrido algo parecido. Y en muchas situaciones, algunos se preguntan si este tipo de acontecimientos son normales o representan algún fallo en el funcionamiento de la memoria.

La Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, ha realizado un informe llamado “Mejorando la memoria y entendiendo la pérdida de recuerdos relacionados con la edad”. 

Este estudio señala que con el paso del tiempo, el cerebro se modifica y uno de los efectos que tiene es que le es difícil recordar algunas cosas.


Algunos errores no preocupantes de tu memoria

Despiste

Sucede cuando no se atiende mucho a lo que se está realizando en ese momento y que después se quiere recordar.

Un ejemplo típico de este caso es el de verte incapaz de recordar dónde dejaste las llaves de casa. Si cuando las guardaste no estabas atento a lo que estabas haciendo, el cerebro no consigue recordar esa información de manera segura.


Atribución equivocada

Hace referencia al recuerdo exacto de algún acontecimiento.

La mayoría de las situaciones que lo rodean, representan la realidad, pero algún detalle, como el sitio en el que ocurrió o el tiempo, normalmente no.


Bloqueo

Conoces la respuesta a la pregunta que te están haciendo y estás a punto de decirla, pero… ¡no te sale! Se basa en la imposibilidad temporal de volver a tener ese recuerdo.

Esto no ocurre porque no se estaba atento o porque esa información se difuminó, sino que sucede cuando ese recuerdo está tan arraigado que al cerebro le es difícil encontrarlo, como si estuviera jugando al escondite.


Transitoriedad

¿Estudiaste francés durante algún tiempo y ahora no recuerdas nadas? Es algo absolutamente normal. 

Generalmente, mantenemos fresca aquella información a la que recurrimos a menudo, si no lo hacemos, nuestro cerebro simplemente va descartándola. 

Aunque te parezca horrible, en realidad se trata de algo positivo, ya que es el proceso que sigue el cerebro para “limpiar” los datos inútiles para dejar espacio a los datos nuevos y más interesantes.

Ahora dinos ¿eres despistado/a? ¿Cuál ha sido tu mayor despiste?

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons