Almas gemelas

Almas gemelas
¿Existen las almas gemelas?

Dos consideraciones a tener en cuenta.

Es muy posible que más de uno al leer las palabras “almas gemelas” haya dibujado en su rostro algún bostezo. 

Estamos casi acostumbrados a que nos hablen, nos vendan y nos convenzan de que cada uno de nosotros disponemos de un alma hermana, de una persona unida a nosotros casi mediante “un hilo rojo” del destino y que de alguna forma, es parte íntima de nuestro ser a lo largo, no de una, sino de varias vidas.

En este concepto de alma gemela están implícitos a su vez varios conceptos que vale la pena desvelar, pero en nuestro artículo, queremos además ofrecerte dos versiones sobre el tema, en primer lugar esa vertiente más clásica donde se da por sentada dicha idea, y después, lo enfocaremos desde un punto de vista más práctico, esperando como siempre que nos aportes tus comentarios para así, enriquecernos entre todos.

1. Almas gemelas, una unión espiritual que se repite a lo largo del tiempo

Es posible que tú mismo/a lo hayas vivido en alguna ocasión. La vida nos trae asombrosas causalidades que parecen estar tejidas por una mano mágica, que pone ante nosotros personas que son únicas, seres que nos complementan y que establecen una unión muy intensa con nuestro interior. ¿A qué puede deberse esta asombrosa conectividad?

Es muy posible que ya conozcas la obra del médico y psiquiatra Brian Weiss.

Criticado y admirado a partes iguales, es uno de los mejores representantes de este enfoque sobre la unión entre almas consideradas gemelas, y en especial, sobre el tema de la reencarnación y las vidas pasadas. 

Con libros como “Muchas vidas, muchos maestros” o “Muchos cuerpos una misma alma”, encontrarás testimonios sobre gran cantidad de personas que el profesor Weiss recogió en sus trabajos para dar un ejemplo de cómo funcionan, según este paradigma, el alma humana, siempre inmortal y con un único propósito: aprender, superar los errores, resolver el sufrimiento y ascender como seres más sabios.

Ahora bien ¿Qué características tendrían entonces las consideradas “almas gemelas” según esta teoría?

Cada uno de nosotros disponemos de una alma gemela que nos complementa,que nos enriquece y con quien establecemos una unión que va más allá de este mundo y esta realidad.

En la idea de “almas gemelas” está implícita, obviamente, el concepto de la inmortalidad del alma, de la a reencarnación como oportunidad de aprendizaje, y de la muerte no como un final, sino como un nuevo inicio.

Las almas gemelas saben que lo son nada más verse. Hay una intensidad emocional que va más allá de los sentidos, y existe una calma interior cuando uno está al lado del otro.

Ahora bien, hay un matiz a tener en cuenta: las almas gemelas no siempre pueden mantener una vida de felicidad, en ocasiones está implícito el sufrimiento, de ahí que deban vivir varias vidas para resolver esos problemas o esos conflictos.

Almas gemelas

Según nos indica Brian Weiss, esas “almas gemelas” no aparecen siempre a nuestro lado como parejas afectivas. En anteriores reencarnaciones esa alma gemela nuestra puede haber sido un hermano, o una profesora, o nuestro hijo incluso. 

No obstante, siempre se halla esa unión intensa e inconfundible que nos hace reconocerlos.

Para reconocer al alma gemela, según estas teorías, hay que mantener un corazón y una mente abierta. Si eres una persona muy obsesionada con tus problemas, con un ego muy elevado y muy centrado en lo material, es posible que no sepas o no puedas reconocer “a tu igual”.

Una visión más práctica de las almas gemelas

Bien, ya hemos hablado de este enfoque más espiritual, ahí donde trabajos como el de Brian Weiss son un referente para todo aquel interesado en el tema. Veamos ahora el lado más práctico y que todos deberíamos tener en cuenta sobre la idea de las “almas gemelas”.

A lo largo de nuestra vida, podemos conocer no una, sino varias almas gemelas. Es decir, las personas podemos establecer varias relaciones afectivas muy intensas que serán igual de significativas a lo largo de nuestro ciclo vital.
Bajo la idea de “alma gemela” está en ocasiones implícita la común y romántica creencia de que las personas debemos encontrar a “nuestra otra mitad”. 

Esta idea es algo peligrosa, puesto que desde el momento en que buscamos otra mitad nos consideramos a nosotros mismos como seres incompletos, y ello es un riesgo. Debemos vernos como personas completas, seguras y maduras. 

Disponer de una seguridad interior, de una buena autoestima hará que dispongamos de personalidades más ricas interiormente, y ello, es un modo más pleno de ofrecernos a nuestras parejas. Somos seres individuales que construimos un mismo proyecto en común. Somos dos en uno. 

El alma gemela es como “nuestro otro yo” y a su vez, nos une a algo, a un amor, que se supone es eterno. 

En realidad, no hay nada más cambiante que la propia vida, donde todo fluye y todo cambia, incluso las personas. Lejos de fijar nuestras esperanzas en la eternidad, en pensar que si no encuentro a mi alma gemela en esta vida lo haré en la otra, es mejor disfrutar y apreciar al máximo el “aquí y ahora”.

La vida está llena de oportunidades que debes aprovechar, puede que la pareja que te acaba de dejar no fuera “tu alma gemela”, pero te ha ofrecido un aprendizaje sobre la vida y sobre el amor. 

Y eso es lo que importa. Basta con estar atento/a, porque llegarán más oportunidades, pero lejos de obsesionarte en encontrar la pareja perfecta o “el alma gemela”, empieza por tu propia felicidad, por ti mismo. 

Si tu eres una persona emocionalmente sabia, equilibrada y optimista, dispondrás de más virtudes para hacer felices a otros. La vida son momentos, ahí donde vale la pena conocer a más de un alma gemela.

¿Estás de acuerdo? ¿Qué enfoque te refleja más? ¿Eres más espiritual? ¿Has conocido ya a tu alma gemela?

 vcn506.com  Creative Commons