Laberinto de Reignac sur Indre

Laberinto de Reignac sur Indre
La verdad es que no se sabe a ciencia cierta cómo, por qué o dónde este curioso diseño de líneas o senderos que se entrecruzan y que parecen no llevar a ningún lado apareció en las culturas humanas.

¿Por qué existen los laberintos?

En lo que parecen estar de acuerdo los investigadores es que la idea del laberintoobedece a los miedos ancestrales padecidos por nuestros antepasados más remotos frente a la naturaleza, siempre hostil: bosques de monótona similitud, senderos en las montañas muy parecidos unos a otros, caminos borrados en otros terrenos, tan mortíferos como los bosques, los desiertos… 

El humano se pierde en la naturaleza y reproduce el laberinto, conscientemente, para perderse pero también para ganar la salida.

Al contrario que la naturaleza, el laberinto es un espacio perfecto y completamente definido y de una muy bien calculada geometría, cosa que no impide su aspecto engañoso al ofrecer múltiples posibilidades de perderse, tanto por sus muchas encrucijadas como por la unidad de los elementos que lo conforman.

Esto también simboliza el triunfo al encontrar la salida, el reto superado que supone entrar y salir del laberinto, de allí que para muchas culturas tenga un significado espiritual (el tortuoso camino que lleva a Dios entre los cristianos medievales, por ejemplo, o la protección que suponen los intrincados cruces para atrapar los malos espíritus, en culturas como las japonesas y chinas


El asombroso laberinto de Reignac-sur-Indre

Laberinto de Reignac sur Indre

Estamos en una bellísima región del centro del Loira, justo en Reignac-sur-Indre. 

Este paraje excepcional es rico en densísimos bosques, en un importante río que lo cruza y que lo nutre, y allí donde dejes la mirada, todo estará satinado por suaves colinas de color verde, cerros de piedra caliza, praderas ocres, extensas parcelas de maíz y numerosos campos de girasoles.

Aquí, por si la imaginación natural no fuera ya lo bastante sugerente, la mano humana ha querido también levantar una atracción turística única: el laberinto vegetal más grande en todo el mundo. 

¡Asombroso! Te invitamos a conocerlo.

La magia del laberinto de Reignac-sur-Indre

La idea fue original y tuvo un éxito casi inmediato. Fue en 1996 cuando en este campo de girasoles de 4 hectáreas, se alzó el primer laberinto vegetal de la región y el que hasta el momento, es el más extenso que podemos encontrar en todo el mundo. 

Nadie sabe muy bien por qué, pero a la gente le encanta “perderse”entre sus sinuosos corredores, sus rincones que no llevan a ningún lado, y ese sendero que, para los más afortunados, logran llegar hasta el centro. 

Laberinto de Reignac sur Indre

No obstante, esto puede llevarte de media casi una hora.

Y hay una cosa que queda clara, nos gustan los laberintos, tal vez sea porque es un desafío mental o porque a los humanos, nos encantan las situaciones de “riesgo controlado” y más aún, estos escenarios llenos de belleza y fantasía. 

No obstante, aquí no hay ningún Minotauro que nos amenace, de ahí que cada año llegue a recibir más de 90.000 visitantes. 

Cabe decir que este laberinto está hecho a base de maíz y girasoles, una maravilla natural que luce sólo en el buen tiempo, de ahí que durante la estación invernal y otoñal no exista nada, siendo pues el momento en que los arquitectos y diseñadores, están ideando las formas en que el laberinto de Reignac-sur-Indre, emergerá de cara al verano.

Cada año cambia.

Laberinto de Reignac sur Indre

Así que si visitaste en alguna ocasión este laberinto, nunca volverá a ser igual, y te recibirá con un nuevo reto, con un auténtico sistema solar,quizá, lleno de planetas que cruzar para llegar a una estrella central, o puede que siga las líneas más clásicas del siglo XIX, con una pequeña capilla en el centro para darle una aire más místico y romántico. Pero sea como sea, el laberinto de Reignac-sur-Indre jamás te defraudará.

Los laberintos son un ornamento y un juego muy común desde el Renacimiento,cuando se creaban preciosos jardines italianos donde las parejas se perdían mientras se cortejaban, mientras buscaban esos rincones sin salida para encontrarse en un breve y fugaz instante. 

Era toda una aventura. No obstante, cabe decir que en la antigüedad, muchos laberintos situados en países del Báltico, por ejemplo, estaban asociados a rituales de sol, ahí donde llevar a cabo también muchos ritos de iniciación.

El laberinto francés de Reignac sur Indre, sigue siendo a día de hoy el más grande del mundo, y se dice que el laberinto más famoso y asombroso que diseñaron fue aquel en que dieron un homenaje al planeta Saturno (imagen inferior). 

Laberinto de Reignac sur Indre

Su disposición era tan compleja que fueron muchos los turistas que se perdieron entre sus pasillos, pero la experiencia fue tan increíble que aún no se ha podido olvidar. 

Cada año cambia, así que sería sin duda toda una aventura poder visitarlo en esta ocasión… ¿Te gustaría?

Algunos laberintos famosos (pero no todos)

El laberinto de Creta

Es el que se conoce más en la cultura occidental por formar parte del famoso mito del Minotauro. Según se cuenta, Dédalo –el padre de Ícaro– fue su constructor por orden del rey Minos, para encerrar al Minotauro, hijo de Pasifae (esposa del rey) con un toro enviado por Poseidón. Gracias a Teseo, hijo del rey Egeo, el Minotauro fue muerto, y Teseo pudo salir por Ariadna, quien le dio un hilo que lo guiaría desde la entrada hasta la salida.

Fue tan importante que el diseño se grabó en las monedas cretenses. Y es el que se conoce como “laberinto clásico”.


El laberinto de Rosamunda

Cuenta la leyenda que lo mandó construir el rey Enrique II para esconder a su amante, Rosamunda la Bella. Pero Leonor de Aquitania, la esposa, fue capaz de llegar al centro del laberinto donde se encontraba la chica (usando la misma estrategia del hilo de Ariadna) y la obligó a envenenarse.

El laberinto de Harmony

Éste es uno de los más importantes laberintos de setos en los Estados Unidos. Fue construido por los harmonistas, quienes eran miembros de una secta protestante alemana trasladada a Harmony, Indiana, a comienzos del siglo XIX. Su construcción obedecía al simbolismo del “serpentear de la serpiente del pecado”, y lo difícil que resulta permanecer en el camino de la verdad sin perderse.


El laberinto de Chartres

Se encuentra grabado en el pavimento de la catedral del mismo nombre en Francia, simboliza el carácter espiritual del camino difícil y tortuoso para llegar a Dios, al centro de la verdad.

Y faltan muchos, muchos más…

Curiosidades de los laberintos.

Los laberintos de forma cuadrada son anteriores a los de forma circular.
Se clasifican según la relación que existe con el centro o con la salida.

En los laberintos univiarios (los relacionados con el centro) hay sólo un camino, no existen bifurcaciones ni alternativas, siendo por lo tanto imposible perderse.

En los laberintos de mazes (los relacionados con la salida), hay infinidad de caminos a elegir, correctos o incorrectos, que nos llevarán a la salida o no.

Éstos se comenzaron a utilizar en los jardines de setos en Inglaterra, a lo largo del siglo XII, para propiciar encuentros amorosos.

Los pescadores escandinavos recorrían un laberinto antes de irse a la mar, buscando el favor de vientos propicios que garantizaran una buena pesca; pensaban que los malos vientos se quedarían atrapados en el interior. Curioso, ¿verdad?

La imagen del laberinto está presente en todo el mundo, no sólo en Asia, África o Europa, sino también en América: en Perú, México, Brasil, Estados Unidos e incluso en Venezuela han sido encontrados petroglifos con sus curiosos y típicos diseños.

Hay imágenes de laberintos en rocas, en objetos de barro, pintados sobre cerámica, en monedas antiguas, en los suelos y en jardines.
Hay muchos tipos de laberintos: clásico o cretense, romano, barroco, manierista, rizoma, medieval, ruso, moderno…

Además de todo su significado espiritual y sus efectos decorativos, el laberinto también fue utilizado para jugar, desde la Antigüedad.

Sabemos que el tema es mucho mas extenso y que quedó mucho por decir, pero recuerda que somos un acicate para despertar tu propia curiosidad y para que investigues por tu cuenta.

¿Conoces quizá otros laberintos similares en tu país?

Fuente : https://supercurioso.com
vcn506.com Creative Commons