Guepardos contra hienas y leones

guepardos contra hienas y leones
Los guepardos usan más la astucia que la velocidad contra hienas y leones.

Los grandes carnívoros africanos como leones, hienas y guepardos no solo luchan por su supervivencia cazando a sus presas, también se enfrentan los unos contra los otros para conservarlas. 

Más de 35 años de observaciones han permitido demostrar que los guepardos,  han desarrollado diferentes estrategias para evitar que otros les roben su comida.

Aunque los guepardos sean los más rápidos de la sabana, no son los carnívoros más grandes ni los más fuertes. 

Estos animales no pueden arrastrar a sus presas ya cazadas y subirlas a los árboles como los leopardos para mantenerlas a salvo de los carroñeros como las hienas, ni luchar contra un león para proteger a sus crías. 

Por esta razón, los guepardos, que tienden a cazar cuando hienas y leones no están o son menos activos, han adoptado diversas estrategias mientras comen para evitar amenazas. 

Así lo revela un estudio publicado en la revista Behavioral Ecology and Sociobiologys, tras más de 35 años de observaciones en el Parque Nacional del Serengueti en Tanzania. 

guepardos contra hienas y leones

Los guepardos macho y hembra sin crías han aprendido a ingerir la presa con mayor celeridad antes de que se la arrebaten, en lugar de estar pendientes de un posible ataque

Los científicos, liderados por el Virginia Tech's College en EE UU, analizaron las conductas de 159 guepardos en 400 cacerías para demostrar que el compartimiento de estos animales se altera con la presencia de hienas y leones. 

Pero las tácticas empleadas varían en función del tipo de peligro.

Una táctica para cada amenaza

El principal problema de los machos y hembras sin crías es que les roben su presa, así que han aprendido a ingerirla con mayor celeridad antes de que se la arrebaten, en lugar de estar pendientes de un posible ataque por parte de leones o hienas

Las hembras con crías, por su parte, primero tienen que garantizar la protección de su descendencia antes de proporcionarle la suficiente cantidad de comida. Como los cachorros tienden a comer lentamente y realizan descansos regulares, las madres vigilan mientras sus crías se alimentan para darles más tiempo.

guepardos contra hienas y leones

“En lugar de la velocidad, las madres vigilan para minimizar el riesgo”, explica Anne Hilborn, autora principal del trabajo. 

“Las hembras están más atentas y pasan más tiempo paradas antes de ponerse a comer, quizás también para recobrar el aliento después de la caza. Esto aumenta el tiempo que las crías pasan comiendo”, añade la científica.

Para el equipo de investigación, el comportamiento de un guepardo después de una cacería depende también del territorio en el que se encuentra.

Las madres podrían, por ejemplo, mostrarse menos vigilantes en el Parque Transfronterizo Kgalagadi en la región de Kalahari en Sudáfrica y Botswana, donde las densidades de leones son tres veces más bajas y las hienas son 100 veces menos numerosas que en el Serengeti.

Guepardos contra hienas y leones

Los guepardos: las máquinas de correr de la naturaleza

Son rápidos cazadores furtivos - una pequeña cabeza aerodinámica, un cuerpo largo y delgado, un sistema respiratorio de gran tamaño; una alta concentración de grupos musculares de contracción rápida. No para distancias rápidas, sino para cortas ráfagas de velocidad cegadora; hasta las líneas negras reductoras de destellos bajo sus ojos. Es la máquina de correr de la naturaleza.


Visión

Comparados con otros depredadores, los guepardos confían más en su visión para localizar y rastrear a su presa. Normalmente buscan sitios altos para rastrear, como termiteros o ramas de los árboles para examinar sus alrededores.

Los guepardos pueden ver con detalle a una distancia de 4,83 km.

Las franjas oscuras que recuerdan a las marcas de lágrimas van desde el ojo hacia el hocico. Se cree que reducen el destello del Sol, de forma parecida a la pintura negra que suelen llevar los quarterback bajo los ojos.

Guepardos contra hienas y leones

Cola

La cola puede alcanzar de 60 a 90 cm pies, es decir, 2/3 de la longitud corporal. No solo sirve como un efectivo contrabalanceo, sino que su punta plana actúa como un timón para guiar la dirección.


Zancada

Hay dos momentos durante la zancada en la que ninguna de las garras están en contacto con el suelo; cuando las patas están completamente extendidas, y cuando están totalmente contraídas bajo el cuerpo. Una zancada completa cubre unos 6 metros.

Esta larga zancada es posible por una columna vertebral muy flexible que no solo permite la fuerza máxima, sino que actúa como un arco; un almacén de energía que encaja las piernas hacia atrás bajo el cuerpo.

Las caderas y hombros pivotantes que no están unidas a la clavícula permiten un gran rango de movimiento.

Los guepardos son capaces de cambiar su frecuencia de zancadas (zancada por segundo) conforme alcanzan altas velocidades. A 32 km/h, su promedio es de 2,4 zancadas/segundo, pero a 61 km/h, su promedio es de 3,2 zancadas/segundo . En comparación, los galgos mantienen un rango constante de 3,5 zancadas/segundo sin importar cuanto corran. los caballos de carreras alcanzan los 2,25 zancadas/segundo y mantienen también un rango constante de zancadas/segundo.

Guepardos contra hienas y leones

Patas

Las patas de un guepardos se parecen más a la de los perros que a la de los gatos. Las almohadillas alargadas proporcionan más tracción que las típicas almohadillas redondas de los gatos

A diferencia de otros felinos, las garras no se retraen. Esto le da una tracción añadida. Las almohadillas tienen pliegues transversales que aumentan la adherencia al suelo. Estas son duras como un neumático. Y al igual que otros felinos, corren sobre sus dedos.


Órganos

El guepardo necesita una gran cantidad de oxígeno para alimentar sus músculos. Por eso, tienen orificios nasales, senos, pulmones y corazón más grandes. Los pulmones, hígado y corazón son tres veces más grandes a los del león en relación a su tamaño.

http://www.agenciasinc.es