La enfermedad de Frida Kahlo ,fibromialgia

 Frida Kahlo ,fibromialgia
La dolorosa enfermedad de Frida Kahlo.

Frida Kahlo, pintora y poetisa mexicana, pareja del famoso muralista, Diego Rivera, sufrió enormes dolores durante su corta vida, quien a pesar de ser considerada una de las mujeres más adelantadas a su tiempo en cuanto a la consideración del arte, tuvo que sobrellevar los estragos de una horrible enfermedad actualmente conocida como fibromialgia. 

Hoy su nombre nos suena más a raíz de que una celebridad como Lady Gaga haya reconocido también la sufren que la aparta de los escenarios.


La enfermedad de Frida Kahlo

¿Te imaginas vivir con dolor y fatiga durante toda tu vida sin saber a ciencia cierta que es lo padeces? 

A Kahlo le ofrecieron un sinfín de diagnósticos, como la tuberculosis o la sífilis, entre muchos otros, ya que en su tiempo la fibromialgiano era conocida por la mayoría de los médicos.

El terrible accidente que marcó la vida de Kahlo

A los 18 años, Frida regresaba de la escuela cuando un tranvía arrolló y destruyó por completo el autobús donde viajaba; Kahlo yacía en la plataforma del camión llena de sangre en donde un trozo de hierro atravesaba su espalda.

De acuerdo con el diagnóstico de los médicos, el accidente propició que la columna de Frida se partiera en 3 lugares de la región lumbar, dos costillas rotas, su pierna derecha tuvo once fracturas, su hombro izquierdo dislocado, su pelvis rota, su pie derecho dislocado y aplastado también; además, hubo algo peor, el pasamanos del autobús se ensartó a nivel de su abdomen.

Después del accidente, la pintora se sometió alrededor de 30 cirugías para reparar su columna.

El doloroso proceso de “recuperación” y la fibromialgia, la enfermedad de Frida Kahlo.

 Frida Kahlo ,fibromialgia

Tras diversas cirugías ortopédicas en la columna vertebral, Frida utilizó por largos periodos de tiempo un corsé de yeso o metal con el fin de reparar su espalda, a raíz de ello y postrada en cama, se pasaba horas estudiando libros de arte, fue en este punto de su vida donde decidió dedicarse a la pintura.

De hecho, en su diario se encontró un dibujo donde la pintora mexicana se mostraba a sí misma desnuda con 11 flechas distintas en diferentes partes de su cuerpo, con las que señalaba las zonas de dolor anatómicamente llamadas “puntos sensibles” dentro del diagnóstico de la fibromialgia.

Investigadores encontraron sorprendente que Frida tuviera la gran habilidad de recuperarse y caminar después de varias intervenciones. 

Además de los periodos de dolor y fatiga que sufrió durante toda su vida, hay que agregar los cambios emocionales característicos de esta enfermedad, como la tristeza, ansiedad y la depresión. Todo ello se puede observar en sus autoretratos “La columna rota” y “El venado herido”.


Su inigualable forma de vivir con dolor

A pesar de su trágico destino y su tormentosa relación con su esposo Diego Rivera, Kahlo siempre supo como sobrellevar todo lo que le pasaba, tanto es así que cambió su ritual de vestimenta y su arreglo personal por una ceremonia que le permitía ocultar su cuerpo tras el accidente.

La pintora mexicana nunca se puso límites y se dedicó a hacer lo que quería, tuvo una excelente vida social, de hecho, líderes mundiales y artistas como Piccasollegaron a alabar sus obras.

Frida kahlo encontró la manera de expresar cada uno de sus sentimientos y transmitirlos mediante la pintura. 

Nunca se vio así misma como una persona enferma ni se dio por vencida ante lo que le deparó la vida, en vez de ello, nos dejó un gran legado en el arte mexicano: su inspiración a través del dolor.


¿Cuáles son los hábitos alimentarios de las mujeres con fibromialgia?

Las pacientes con fibromialgia presentan una alimentación similar al resto de la población, aunque controlan más su dieta y evitan ciertos alimentos que relacionan subjetivamente con la enfermedad.

La fibromialgia es una enfermedad crónica de origen desconocido caracterizada por dolor muscular y óseo. 

Investigadores del departamento de Enfermería, Fisioterapia y Medicina de la Universidad de Almería y el Hospital Torrecárdenas han demostrado que las pacientes con fibromialgia siguen una dieta variada similar a la de personas sanas, pero evitan ciertos alimentos con mayor frecuencia en su intento por eliminar los síntomas de la enfermedad. 

A pesar de este patrón en el que apartan alimentos calóricos, los resultados apuntan que las pacientes poseen un mayor índice de masa corporal y más probabilidad de sobrepeso.

La fibromialgia es una enfermedad crónica de origen desconocido caracterizada por dolor muscular y óseo. Estos pacientes sufren con mayor frecuencia desórdenes alimentarios, obesidad, problemas metabólicos, como diabetes o hipertensión, y algunos síntomas gastrointestinales.

En un estudio, publicado en la revista Endocrinología, Diabetes y Nutrición los investigadores almerienses han descrito los hábitos dietéticos y las conductas de evitación alimentaria en pacientes con fibromialgia comparándolos con los datos de población sana. 

No hay conclusiones determinantes que asocien productos alimenticios concretos como factor relevante en el control de la fibromialgia

Los resultados apuntan a unas cifras superiores en el índice de masa corporal y una mayor probabilidad de sobrepeso y obesidad en el grupo con fibromialgia.

“La fluctuación del peso, el consumo de productos de herboristería y la realización de dietas en las que se eliminan ciertos alimentos son más frecuentes en pacientes que en la muestra sana. Entre los productos que evitan, hemos confirmado que las personas diagnosticados ingieren menos cereales, frutas, azúcares, alcohol y refrescos”, afirma la investigadora de la Universidad de Almería Mª del Mar López, autora del artículo.

La nutrición como factor de control

Según manifiesta este trabajo, los pacientes intentan llevar una alimentación sana, eliminando productos con alto contenido en azúcares, lácteos, alcohol o cafeína en su lucha por mejorar los síntomas de la enfermedad y su calidad de vida. 

Los expertos intentan localizar un patrón dietético que pudiera relacionarse con el desarrollo y sintomatología de la fibromialgia y, aunque diferentes estudios han señalado la nutrición como factor relevante en el control de esta dolencia, no hay conclusiones determinantes que la asocien a un grupo de alimentos concreto.

La muestra total estuvo compuesta por 120 mujeres con edades entre los 40 y los 65 años a las que se ha evaluado su perfil sociodemográfico, sus hábitos alimentarios, la frecuencia de consumo de alimentos y las restricciones o suplementos que han incluido en su dieta. De ellas, la mitad estaba diagnosticada con la enfermedad.

Las restricciones de algunos productos en la alimentación tampoco está asociada a una mejora en la calidad de vida de las pacientes

En el grupo con fibromialgia, la mayoría de mujeres hacía dieta. Además, un 87% utilizaba productos de herboristería y un 26,6% consumía suplementos nutricionales, sobre todo multivitamínicos genéricos. Aún así, los resultados incluyen que las pacientes valoran de forma baja la eficacia de estos productos en relación a la mejora de la enfermedad.

Las restricciones de algunos productos en la alimentación tampoco está asociada a una mejora en la calidad de vida de las pacientes, como podría ser el caso de la sustitución de la leche por la soja. Por otro lado, los investigadores han observado que los enfermos que presentan sobrepeso y obesidad son los que menos lácteos y dulces consumen.

El estudio, financiado por el plan propio de la Universidad de Almería y en colaboración con el Complejo Hospitalario Torrecárdenas, contribuye a profundizar en algunos elementos subjetivos que pueden rodear a esta patología como la eliminación del gluten, la fruta o los lácteos de la dieta, y permiten descartar cómo ciertas conductas nutricionales no favorecen la eliminación de los síntomas asociados a la fibromialgia.

“Es necesario descubrir nuevas dianas terapéuticas que conduzcan a un conocimiento más detallado de la enfermedad y a la disminución de sus síntomas. 

Quienes la sufren se enfrentan a una realidad incierta ya que, por el momento, no existen respuestas válidas y fiables”, concluye la investigadora.

vcn506.com Creative Commons