Procedencia de los pelirrojos

Procedencia de pelirrojos
¿De dónde proceden los pelirrojos?

Existen numerosas leyendas urbanas sobre los pelirrojos y si tuviéramos que señalar en el mapa cuál es la cuna de los cabellos rojizos la mayoría dudaríamos entre Irlanda y Escocia, y todos éstos fallaríamos nuestra respuesta.

Y es que, aunque te parezca chocante, los primeros pelirrojos procedían de África, desde donde fueron extendiéndose por el resto del planeta. 

¿Sorprendente, verdad? Pues no es el único dato asombroso que vamos a ver.

Raíces africanas

Un color de pelo tan especial se merece una historia igual de llamativa. Recientemente, la Universidad del País Vasco ha publicado una investigación en la revista Molecular Biology and Evolution en la que desvela que uno de los genes que marca el color rojizo del cabello, el V60L, se encontraba en los emigrantes africanos que decidieron explorar el resto del mundo hace 50.000 años. Al llegar a Europa, donde la radiación solar es menor, su cuerpo aclaró su tono de piel y de pelo para absorber más vitamina D, apareciendo el tono pelirrojo.

Este estudio no es el primero que se hace sobre el origen de los pelirrojos. La Universidad de Barcelona también demostró y publicó en la revista Science que otro de los genes responsables del color rojo en el cabello, el MC1R, existía ya hace 43.000 años, tras comparar un fósil procedente de Asturias con otro italiano.

Así que la próxima vez que te tengas que imaginar un pelirrojo no recurras a la adorable Brave, sino más bien a un neandertal. Eso sí, aunque los representes morenos, con mucho vello y piel oscura, eran más bien pelirrojos y de tez clara.


Pelirrojos en cifras

Si te metieras en una habitación 100 personas de todo el mundo, ¿cuántas serían pelirrojas? La respuesta es sólo 2, aunque 4 de ellos no lo serían pero sí portarían el gen recesivo, por lo que sus descendientes quizá si puedan lucir una melena bermeja.

Ahora bien, estos datos cambian si la habitación la situamos en Escocia, donde encontrarías 13 pelirrojos entre el centenar de invitados y casi la mitad (el 40%) sería portadora del gen recesivo.

Efectivamente, Escocia ocupa el primer puesto en el ránking en número de pelirrojos, seguida de Irlanda, con un 10% de pelirrojos y un 46% de portadores.

¿Y quién se lleva la medalla de bronce? Deja de mirar tan al Norte en el globo terráqueo, porque el tercer lugar del planeta donde hay más pelirrojos es en Marruecos, concretamente en la región del Rif, con un 10% de pelirrojos. Sólo hay que echar un vistazo a su reina, Lalla Samla.

Curioso también es el caso de las islas Salomón, donde los habitantes presentan un color de pelo atípico en relación a su piel. Te invitamos a que conozcas por qué se produce este hecho en este artículo sobre el misterio de los niños de las islas Salomón.

No es oro todo lo que reluce

A pesar del encanto y distinción de un pelo color fuego, los pelirrojos (naturales, no teñidos, claro está) tienen que enfrentarse a una serie de inconvenientes inherentes a esa condición.

Está demostrado que la sensibilidad ante el dolor producido por frío o calor es mayor en los pelirrojos y que también son más resistentes al efecto de los analgésicos. De hecho, a nivel general, los médicos tendrán que aplicar un 20% más de anestesia a una persona pelirroja que al resto de pacientes.

Además, la falta de eumelanina (un tipo de melanina) en los pelirrojos conlleva que pierdan vitaminas mientras toman el sol y tengan diez veces más probabilidades de desarrollar un cáncer de piel o melanoma si no se protegen adecuadamente del sol.

Y si eres pelirrojo y tienes la sensación de que tus hematomas son mayores de lo normal, no te sientas ridículo, porque no se trata de que parezcan más intensos por la piel clara, sino que está demostrado que la respuesta inflamatoria de los pelirrojos es superior al resto.


Del fuego al cobrizo

Leyendo este post, las caras de todos los pelirrojos que rodean tu vida estarán pasando por tu mente. ¿De todos? Para que no se te olvide ninguno, debes saber que existe una clasificación del pelirrojo realizada por el laboratorio de genética Alpha Laboratory Inc., que pasa desde el castaño rojizo hasta el color jengibre.

Y terminamos con una de las pelirrojas más famosas y, paradójicamente, desconocidas: Marilyn Monroe. Sí, aunque se tintaba de rubia, su color natural ¡era rojo! No es la única personalidad de la historia con este precioso color de pelo; podemos encontrarlos en todas las épocas, países y razas, desde Cristóbal Colón a Woody Allen, pasando por Ramsés II, Shakespeare, Malcom X o Van Gogh, del que puedes conocer más datos en este artículo sobre curiosidades del pintor.

La lista es muy larga. ¿Nos ayudas a aumentarla?

Fuente: vcn506.com
Creative Commons