Desaparición de insectos ,desequilibrio del planeta

Desaparición de los insectos ,desequilibrio de nuestro planeta
La desaparición de los insectos hace peligrar el equilibrio de nuestro planeta.

El fin de los insectos podría provocar una gran cantidad de impactos ambientales: contaminación, cambios de hábitat, uso excesivo de pesticidas y calentamiento global.

Los expertos en insectos llaman el fenómeno del parabrisas a la desaparición desmesurada de bichos por culpa de plaguicidas, herbicidas y fertilizantes.

 una investigación citada en la revista Science el año pasado, estos pesticidas se han encontrado en altas concentraciones en néctar y polen en flores silvestres cerca de campos tratados.

Todo apunta a que si no se modifican nuestras costumbres, este solo será el comienzo del fin.

Las poblaciones de mariquitas nativas se están cayendo.

Tres cuartas partes de las especies de mariposas, como la dama pintada, han disminuido significativamente en números; mientras que las abejas, de las cuales hay más de 250 especies en Reino Unido, también están sufriendo grandes caídas.


¿Por qué es tan importante conservar a nuestros insectos?

Tres cuartas partes de las cosechas mundiales dependen de polinizadores para el crecimiento de las plantas, los rendimientos y la calidad de los cultivos. 

Las Naciones Unidas han determinado que los insectos son responsables de polinizar el 84% de los cultivos destinados al consumo humano.

Mientras que publicaciones como la de la revista Plos One indican que el 80% de la biomasa de insectos voladores ha disminuido en los últimos 27 años en 63 áreas protegidas en Alemania.

En 1989, Alemania estandarizó la manera en la que los aficionados a la entomología cazan insectos, obligándolos a usar un tipo de trampas de tela que han permitido recolectar datos de 1.500 muestras en más de 63 reservas naturales del país.

El distinguido biólogo Harvard Edward O Wilson ha declarado que: “Si toda la humanidad desapareciera, el mundo se regeneraría y volvería al estado de equilibrio que existía hace 10.000 años.

Sin embargo, si los insectos se desvanecen, el medio ambiente colapsaría”.

Sin insectos, cientos de especies se enfrentan al hambre y algunos ornitólogos creen que esta falta de alimentos ya está causando graves disminuciones en el número de aves.

El biólogo Michael McCarthy ha señalado que “las aves de Gran Bretaña se han reducido a más de la mitad desde 1970”.

Además, los insectos también mantienen nuestro suelo fértil, degradan los desechos, polinizan nuestros huertos y controlan las plagas como la del áfido.

La desaparición de los bichos constituye, a su vez, un malestar financiero generalizado: aproximadamente, de 235.000 a 577.000 millones de dólares en cultivos mundiales podrían verse afectados cada año.

El catálogo nacional de especies amenazadas solo incluye 90 de invertebrados, 35 son insectos, y únicamente 17 tienen un categoría de amenaza que permite activar planes de recuperación.


Los plaguicidas afectan a la pérdida de funciones cerebrales en abejas

Investigadores de la Universidad de Almería han comprobado que la exposición a pesticidas de los insectos encargados de la floración y polinización de las plantas provoca la pérdida de neuropéptidos en su organismo.

Estas moléculas regulan los mecanismos nerviosos del aprendizaje y la memoria, el apetito, el comportamiento sexual o el control del dolor y de la presión arterial.

Desaparición de insectos ,desequilibrio de nuestro planeta

Expertos del Departamento de Física y Química de la Universidad de Almería (UAL) han confirmado que la exposición a plaguicidas o puede afectar a las funciones cerebrales de las abejas, ya que provocan una disminución de neuropéptidos.

Estas pequeñas moléculas son claves en la regulación de los mecanismos nerviosos del aprendizaje y la memoria, el apetito, el comportamiento sexual o el control del dolor y de la presión arterial.

Según los expertos, la presencia de estas sustancias se incluye entre los motivos por los que desaparecen estos insectos, que son los responsables de la floración y polinización de las plantas. Los trabajos se han desarrollado a nivel de campo, en 60 colmenares de toda España.

Los investigadores han identificado 25 péptidos que se ven alterados en el grupo de abejas más afectadas por plaguicidas. Los resultados, aseguran las doctoras de la UAL, María José Gómez y María del Mar Gómez, son contundentes, ya que, cuando las abejas se exponen a pesticidas, se produce una alteración de estos elementos.

La exposición a plaguicidas o puede afectar a las funciones cerebrales de las abejas, ya que provocan una disminución de neuropéptidos

Los expertos destacan como novedad, además de ser un estudio de campo, que existen muy pocos que traten sobre neuropéptidos, dada su dificultad para analizarlos. También es complicado, añaden, relacionarlo con los plaguicidas en una situación de exposición real. 

De hecho, es el primero que conecta esta idea, e impulsará trabajos que profundicen en este ámbito.

Asimismo, se ha constatado que la exposición a varias de estas sustancias a la vez produce efectos sinérgicos, es decir, potencia el impacto de todos ellos en el insecto.

El proceso está publicado en la revista Environmental Pollution. Esta investigación puede impulsar más ensayos en situaciones reales. En este sentido, proyectos de organismos internacionales, financiados por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria han conseguido, hace pocos meses, retirar del mercado pesticidas muy utilizados en control de plagas.

El papel de las abejas, debido a su labor polinizadora en las plantas, resulta primordial para mantener los ecosistemas naturales o producir alimentos. Durante los últimos años, se están registrando declives en las colonias de estos animales, en todo el planeta.

Numerosos estudios a nivel mundial, en el que se incluye el que realiza el grupo de Residuos de Plaguicidas de la UAL, cuyo responsable es el profesor Amadeo R. Fernández-Alba, tratan de descubrir qué está sucediendo con estos insectos, esenciales para preservar la biodiversidad. Por esta razón es fundamental encontrar una solución a este problema global.


Altos y bajos niveles

En una etapa previa al estudio se analizaron los niveles de un total de 260 pesticidas en las abejas, y se clasificaron en dos grupos, uno con altos y otro con bajos niveles de pesticidas.

La investigación se dividió en dos partes. En la primera, analizaron los neuropéptidos conocidos, escogiendo los más relevantes que han sido descritos en otros estudios, y se cuantificaron.

Posteriormente se examinaron las diferencias entre los dos grupos de estos insectos, comparando los que presentaron concentraciones de pesticidas altas y bajas. Para ello, se diseccionaban las cabezas. La muestra de cada uno de los 60 colmenares observados estaba compuesta por 500 ejemplares, de seis de sus colmenas seleccionadas al azar.

En el estudio de campo se han analizado muestras de 60 colmenares de toda España

El análisis de estos grupos de abejas se acomete a través de una serie de técnicas avanzadas; la cromatografía líquidos, acoplada a espectrometría de masas de baja y alta resolución.

Con estos procedimientos se consigue identificar, separar y cuantificar los distintos elementos de la muestra, obteniéndose datos de miles de compuestos. Seguidamente, se realiza un análisis estadístico para priorizar los más importantes.

A través de un programa informático específico, esta información se traslada a una base de datos para identificar los neuropéptidos que están presentes.

Anteriores publicaciones han confirmado que algunos grupos de pesticidas son disruptores endocrinos, es decir, sustancias capaces de alterar el equilibrio hormonal que afecta al metabolismo de los neuropéptidos.

Este estudio ha dado un paso más, al constatar que sí existen diferencias en los cambios de éstos, pero se desconoce aún hasta qué punto tienen relevancia estas modificaciones.

Por lo tanto, habría que comprobar cómo actúa cada uno de los que se han identificado en estos insectos o a qué función del cerebro le afecta.

Las científicas de la UAL señalan que se está produciendo un declive de abejas por varios motivos: parásitos, patógenos, modificación de los hábitats, especies invasivas, o el cambio climático.

Sin embargo, numerosos trabajos han concluido que los pesticidas son también un factor importante en esa pérdida de población.

La investigación está financiada por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades en el marco del plan Nacional de I+D+I, dentro de los proyectos Mejora de las condiciones de producción en explotaciones apícolas, impacto de tratamientos veterinarios en gestión convencional, e indicadores de bienestar de la colonia, y Evaluación y estudio integrado de pesticidas y perfiles de masa molecular para la caracterización de neuropéptidos y biomarcadores relacionados con la despoblación de abejas melíferas.

Fuente: https://blogthinkbig.com

The Guardian
Creative Commons