Gestos delatan las mentiras

Gestos delatan las mentiras
Gestos que delatan a un mentiroso.

¡Mentiras! 

Los seres humanos las utilizamos con tanta frecuencia que más de la mitad del tiempo ni siquiera nos damos cuenta de lo que estamos haciendo. 

Mentiras para proteger, para tranquilizar, para socavar, hacer daño y sanar están en todas partes. 

Pero ¿son todas las mentiras malas?

¿Es malo decirle a una persona que es más guapa de lo que es si la queremos? 

Aún así, algunas mentiras son pura maldad, sólo fijaros en algo del odio racista difundido por los nazis. 

Sin embargo, no importa qué tipo de mentiras sean, siguen siendo un engaño. Hay muchas señales que delatan el mentiroso y aquí os contamos algunas.

1. Cubrirse la boca

Se ha sugerido que esta es la mente subconsciente tratando de ocultar la mentira. 

Cuando los niños se convierten en adultos aprenden a no hacer este gesto. Sin embargo, cuando la mentira es significativa el mentiroso se revierte y simplemente no puede evitar cubrir su boca. 

Esta es una de las señales más potentes y reconocibles de que una mentira significativa se ha dicho. 

Se observa con mayor frecuencia en niños y mujeres. De vez en cuando se muestran como una forma de disculpa física delo que se acaba de decir.


2. Retirar la mirada

A veces es tan rápido que es fácil pasar por alto. Los mentirosos lo hacen por la vergüenza que sienten al haber mentido. Es una de las señales que la mayoría de la gente reconoce, y que por lo tanto los mentirosos habituales entrenan para no hacer.

El resultado es el la mirada congelada que también puede resultar artifical. Este gesto es razonablemente fuerte y evidente. En realidad puede ser mucho más sutil. Esta es una señal potente y no debe ser ignorada.


3. Las palmas hacia abajo

Cuando una persona tiene su palma hacia arriba suele ser una señal de que está diciendo la verdad. 

Los psicólogos creen que la palma abierta demuestra que no hay nada oculto que podría ser peligroso. 

Por ejemplo, los estafador a menudo muestran la palma hacia abajo con el fin de ocultar sus movimientos. Cuando las personas dicen la verdad el cuerpo reacciona de forma automática y “muestra” que no tiene nada que ocultar.


4. La cortina de humo

A menos que hayas sido adicto a la nicotina puede que nunca entiendas completamente esta señal. 

Cuando la gente miente, se pone en una condición relacionada con el estrés significativo. 

El estrés desencadena la necesidad del cerebro de nicotina.

Una persona que hace una declaración falsa de repente siente la necesidad de encender un cigarrillo. Esta acción también proporciona una pausa muy necesaria para el mentiroso para establecer su compostura.


5. Frotarse las manos

Roce repentino de las manos, apretar los puños y la tensión muscular generalmente indican que la persona en cuestión está experimentando estallidos de estrés. 

Si los gestos se están produciendo continuamente puede significar que la persona es ansiosa en sí. 

Sin embargo, si se producen estas señales de forma esporádica y en asociación a declaraciones verbales o no verbales, puede indicar que se están diciendo mentiras.

Creative Commons