Sobrevive al amor no correspondido

e
Sobrevive al amor no correspondido
Cómo sobrevivir al amor no correspondido.

Suele decirse que no hay mayor sufrimiento emocional que el amor no correspondido, que el vivir con unos sentimientos que no son reconocidos, y que en el peor de los casos, puede llegar a frustrar nuestras relaciones posteriores al tener ese vacío, ese hueco ante quien amamos en silencio y quien jamás llegó a interesarse por nosotros.

¿Cómo sobrevivir a esta sensación? 

Hay casos en que un amor no correspondido puede volverse en una auténtica obsesión, y ello, sería sin duda algo que deberíamos evitar en todo momento. 

La vida es avanzar, es asumir fracasos para aprender de ellos y seguir andando con más aplomo, con entereza. 

Una ventana que se cierra es una puerta que se abrirá en un futuro para nosotros. Porque no lo dudes, el amor es una aventura que siempre vale la pena.

Pero veamos hoy en Supercurioso de qué manera podemos afrontar un amor no correspondido.

1. Jamás te quedes con la duda, afronta la incertidumbre

Puede que te sorprenda, pero hay muchas personas que jamás han llegado a dar un primer paso, a arriesgarse a obtener una respuesta ante esa incógnita sobre si hubiera podido tener alguna oportunidad o no. 

Hay quien ama durante años en secreto a ese amigo o esa amiga, sufriendo en secreto lo indecible.

En la vida hay que arriesgar, y aunque quepa la posibilidad de que obtengamos un “NO”es algo que tendremos que asumir y que a su vez, nos ayudará a seguir avanzando. Porque lo peor es el no saber, el alimentar hoy una esperanza y mañana un lamento.

Ahora bien, hay algo de lo que también hemos de protegernos: de las personas de sentimientos cambiantes. Hay personalidades que suelen jugar con los sentimientos de los demás, hoy nos dan pie a pensar que puede ocurrir algo y mañana nos rechazan. Sé prudente y protégete de este tipo de perfiles.


2. Recupera el vínculo contigo mismo

El amor no correspondido nos obliga a pasar un tiempo más o menos largo con la mirada y las emociones puestas en otra persona. Vivimos en secreto por él o ella, atendiendo sus miradas, sus gestos, descifrando sus palabras en busca de un indicio que alimente nuestra ilusión…

Vivir de este modo puede llegar a ser agotador física e intelectualmente. Dejarás de rendir en el trabajo, en los estudios, muchos dejan incluso de relacionarse como deberían con los suyos hasta cerrar cada vez más puertas al mundo. Hemos de ir con mucha cautela.

Lo más indicado es obtener una respuesta clara. ¿Hay posibilidades? Pues adelante. ¿Te han dado un no como respuesta? ¿Hay indicios claros de que esa relación no va a darse? 

Entonces deberemos asumirlo y retomar ese vínculo con nosotros mismos, todo el esfuerzo emocional que le has dedicado a la otra persona, ofrécetelo ahora a ti. Cuida tu autoestima, haz deporte, desarrolla una afición, ten una ilusión cada mañana cuando te levantes donde tú seas el auténtico protagonista.


3. El amor no correspondido no se sustituye por un amor cualquiera donde olvidar

No lo hagas. Nunca intentes olvidar un amor no correspondido con una relación superficial con la primera persona que encuentres. Es posible que le causes mucho daño a esa pareja que estás utilizando para olvidar, porque las falsas emociones se reconocen, porque los pensamientos que van dirigidos a otros se intuyen.

Evita hacer daño a terceras personas y evita hacértelo a ti mismo. Date tiempo. Deja un espacio de distancia donde puedas retomar tu vida siendo tú mismo, cura las heridas de tu corazón para ofrecerlo bien recuperado a quien de verdad lo merezca.

No le tengas miedo al amor solo porque alguien no ha querido reconocer lo que vales. En ocasiones el amor no tiene explicación, es un cúmulo de química y de casualidades que no atiende a fórmulas o explicaciones. 

No te obsesiones con el “¿y por qué no me quiere? ¿no seré lo bastante bueno/a?” No caigas en ese error, porque lo importante es que tú sepas cuánto vales.

Al final, la casualidad, o el hilo rojo del destino o tu mismo carisma, hará que encuentres a la persona adecuada. Esa que encaja con todos tus vacíos, esa que te hace la vida más fácil y que te ilusiona cada mañana.

Creative Commons