¿Amamantar con pechos operados?

Amamantar con pechos operados
¿Es posible amamantar con pechos operados?

Existe el mito ampliamente difundido de que las mujeres con pechos operados no pueden amamantar a sus hijos.

¿Es esto cierto? 

La importancia de la lactancia materna

Los expertos difunden los beneficios que la lactancia materna tiene para la salud de los bebés, de hecho, aconsejan que, al menos, se realice durante los primeros seis meses, y compaginarla con alimentos suplementarios en el primer año de vida.

Incluso, si la madre lo quiere, los bebés pueden obtener todo lo que requieren desde el punto de vista nutricional únicamente con la leche materna hasta el año de edad, momento en el que se debe empezar a complementar su dieta con alimentos sólidos.

Pero, ¿pueden las mujeres con implantes mamarios amamantar a sus hijos con tranquilidad?

La respuesta es sí. El hecho de llevar implantes mamarios no perjudica a su capacidad de amamantar, siempre y cuando el cirujano haya tomado una serie de precauciones.


Factores a tener en cuenta

Por ejemplo, es preferible que evitar las incisiones a través del pezón, ya que todos los conductos de la leche que drenan los diferentes lóbulos se reúnen allí, por lo que se aconseja efectuar una incisión inframamaria bajo el pliegue del seno.

Por otra parte, la presión debe ser muy leve debido a que la glándula mamaria requiere de espacio para crecer, y si el implante se ha realizado con una presión elevada puede provocar que la lactancia no opere correctamente.

Además, las mujeres con pechos operadas suelen preguntarse si pueden padecer algún tipo de fuga en el proceso de amamantamiento que contamine la calidad de la leche, pero esto es algo muy improbable porque los implantes modernos prácticamente no tienen riesgo de filtraciones.


Menos flacidez

Otro de los falsos mitos sobre los pechos operados y la lactancia, es que las mujeres con implantes que amamantan son más propensas a experimentar flacidez después del embarazo.

Esto es totalmente falso, ya que lo que produce este fenómeno son las hormonas del embarazo que generan la inflamación de los senos y son también la causa del deshinchamiento cuando desaparecen.

Así que ya sabes, si eres una mujer con pechos operados no tienes por qué no poder amamantar a tu bebé, consulta con tu médico. Seguramente, podrás hacerlo sin ningún tipo de riesgo.

Creative Commons