Cosas de gatos ,tú te identificarás

Cosas de gatos
5 cosas que solo sabemos los que tenemos gato.

¿Tienes un gato? ¿Dos? ¿Siete? 

Si tu vida no sería la misma sin ese compañero felino de mirada cuajada en el azul más intenso, el verde más tibio o el amarillo más cautivador, estamos seguros de que también tú te identificarás con estas 5 realidades.

¡No dudes en añadir alguna realidad más que vives cada día con tus queridos amigos de cuatro patas!

1. Tu gato odia que pases tantas horas ante el ordenador sin hacerle caso

Tu gato te mira de reojo y se pregunta qué tendrá esa pantalla luminescente para atraer tanto tu atención, cuando le tienes a él a tu lado. Eso no puede ser. Y como no lo entiende no dudará en hacer que repares en él de las formas más sugerentes. Se asomará a la pantalla por delante y por todos los lados.

Se sentará sobre tu regazo y sobre tus manos si es posible para decirte…¡Eh, que estoy aquí! Y si eso no causa efecto, tampoco dudará en hacer lo más peligroso: tumbarse sobre el teclado. ¿Te ha ocurrido?


2. Dormirás mal para que tu gato duerma bien

Por si no lo sabías aún el espacio de tu cama destinado a la vida gatuna es prácticamente un 80%. Le encantan las esquinas, el centro, los lados e inclusive la almohada.

Todo ello hará que tu acabes devotamente acurrucado en cualquier mísero rinconcito para procurar no molestarlo, para dejar que él duerma plácidamente mientras tu te conformas con el poco espacio que quede y… reza para que te quede algo de colcha. 

Ahora bien, recuerda que tu gato es también tu mejor despertador. Te hará abrir los ojos a la hora que él crea considerable.


3. Te gastas todo el dinero en cajitas, parques y juguetes cuando a él… le basta con una caja de cartón

Les encantan las cajas y esa es una realidad que casi nunca falla en la vida felina.

Les encanta pasar el día en su interior, cazarte los pies cuando pasas por ahí, e ir mordisqueándola poco a poco hasta hacerla casi desaparecer. No obstante sabe que no hay problema alguno, porque al poco tú, como adoras a tu gato acabarás trayéndole otra nueva.


4. Tu gato adora tu silla o sofá favorito

Así es. En ocasiones piensas que tu gato tiene un sensor en el propio sofá que le advierte casi al instante del momento en que lo abandonas. Porque nunca falla, no importa que esté durmiendo en otro sitio, que esté jugando o que esté de paseo en este instante. 

Cuando vuelvas el ya habrá empezado su sesión de aseo para mirarte con expresión amenazante como diciéndote: “Ni te atrevas a molestarme”.

No importa cuántas veces lo quites y lo vuelvas a quitar de ahí, llegará un momento en que se acercará sibilinamente a tu regazo, y al poco, estaréis peleando por ocupar ese pequeño espacio del sofá.


5. Tu gato piensa que es el dios del universo y tú, su esclavo

Estamos seguros de que tu gato ni siquiera es consciente de que es un gato. Sabe muy bien que su linaje cuenta con mucha historia, que era adorado por los Egipcios y que se alzaron templos en honor a ellos. 

Lo llevan en sus genes y te lo recuerdan cada día.

Son cariñosos y seductores, tanto, que casi sin darte cuenta acabarás honrándolo con los mejores juguetes, snacks, transportines, comidas.

Le darás el mejor rincón de la casa para que le de el sol, le permitirás subir a sitios y tocar cosas que a nadie más le permitirías.

En esencia… a tu gato le encanta que lo mimes y a ti, cuidarlo como un auténtico dios. 

Creative Commons